Cerrar
Entrevistas

Sergio Rodríguez: “Ya percibo la grandeza de jugar para el CSKA de Moscú”

Sergio Rodríguez – CSKA de Moscú

Sergio Rodríguez (Santa Cruz de Tenerife, 1986) regresa a Madrid, vuelve a vestirse de jugador en el Palacio de los Deportes, a los dieciséis meses de anunciar su adiós. No lo hará vestido con la camiseta del Real Madrid, sino enfundado en los colores rojos del CSKA de Moscú, otro conjunto de enjundia a nivel continental. Ambos clubes -suma 16 Copas de Europa en sus vitrinas- se enfrentan en la segunda jornada de la Euroliga. Será una cita con cierto morbo, con el regreso del ‘Chacho’ a la que fuera su casa durante seis temporadas, y en las que alcanzó a conquistar 12 títulos, coronados con una Euroliga. El base canario, después, abandonó Madrid para enrolarse en su segunda aventura en la NBA, en los Sixers, que concluyó más prematuramente que su primer viaje a la meca del baloncesto, en donde militó en Portland, Sacramento y Nueva York. Ahora, en su segunda vuelta a Europa, está al mando del histórico CSKA de Moscú, como reemplazo de Teodosic. Y se reencuentra con Madrid, y antes, a través de la gestión del departamento de prensa de su nuevo club, responde a este cuestionario.

¿Cómo se encuentras tras sus primeros días en Moscú y sus primeros encuentros oficiales con el CSKA?
Me encuentro muy bien, la verdad. Es cierto que sólo llevo tres semanas y que hemos tenido muchos partidos entre las dos competiciones nada más empezar. Aún estamos orientados a coordinarnos en el equipo. Aquí, hay gente que lleva tiempo en el equipo trabajando junta varios años y con los mismos entrenadores y eso es bastante bueno, pero también estamos los jugadores nuevos, como es mi caso, que tenemos que adaptarnos lo más rápido posible al equipo. Eso está siendo todo, aparte de colocarnos con el piso, y adaptarnos, con mi mujer y mi hija a la vida que vamos a tener aquí en Moscú.

¿Qué diferencias está encontrando entre su primer regreso a Europa, en el Real Madrid, con este su segunda vuelta a Europa, ahora en el CSKA de Moscú?
De momento, tampoco veo muchas diferencias más allá de la edad. A medida que vayan pasando los meses y las temporadas podré hacer un balance más claro en haber vuelto, con 24 años, al Real Madrid o, con los 31 años que tengo ahora, al CSKA.

¿Qué objetivos se ha marcado usted a conseguir con el CSKA?
Sobre todo competir, trabajar bien para competir y estar en disposición de ganar todas las competiciones en las que juguemos. El CSKA es un equipo, un equipo histórico, y vamos a tener la presión de competir y ganar todas las competiciones. Me encantaría ganar títulos, pero bueno, sé que hay un camino largo y que trabajar mucho para hacerlo realidad.

Su entrenador -Itoudis- dice de usted que es “inteligente y creativo”, ¿se siente con más presión de hacer un mejor baloncesto?
No, no tengo una presión grande, tengo claro que estamos jugando a primer nivel, en un equipo donde hay mucho talento, y que siempre tengo que trabajar para estar en una buena posición de conseguir los objetivos que te estás marcando.

Respecto a otros clubes en los que ha estado, ¿qué le está llamando la atención de un histórico como el CSKA?
Es pronto para saberlo, pero sí percibo la grandeza que es el jugar para el CSKA, y lo importante que es este equipo en Rusia y en Europa. Vengo de equipos potentes como el Real Madrid o de la NBA y estoy en otro gran club. Aún es pronto para ver qué diferencias o cosas de especial tiene el CSKA.

El Real Madrid es un equipo de mucho talento, pero lo importante está en su base, que es la misma desde hace mucho tiempo y eso hace que todo resulte más sencillo.

¿Cómo se ve al Real Madrid de adversario?
El Real Madrid es un equipo muy potente, con mucha calidad en todas las posiciones, y siempre bien cubiertas con dos o tres jugadores por puesto. Si queremos ganarles debemos jugar muy concentrados desde el principio y limitar al máximo todas sus virtudes, en especial su juego.

Sin Llull, ¿cuáles son las virtudes del Real Madrid?
Llull es un jugador muy importante, estamos hablando de un MVP de la Euroliga, y está claro que es una baja muy sensible para el Real Madrid. Pero como te decía antes, en el Real Madrid hay otros muchos jugadores de mucho talento y lo más importante para mí, cuentan con un base desde hace muchos años y para los que van llegando todo resulta más sencillo.

¿Cómo espera ser recibido en Madrid? 
Yo estoy muy contento de jugar otra vez en el Palacio. Y con muchas ganas, porque es un sitio en el que he disfrutado muchísimo, y no sólo por las finales y títulos que he podido ganar, sino por lo que he compartido con amigos, familia… así que tengo mucha ilusión por ir y jugar, y espero que la gente también tenga esa misma ilusión de verme jugar en el Palacio.

¿Qué recuerdos tiene de su etapa en el Real Madrid? 
Hombre, lo primero que tengo en la cabeza son los títulos, pero el camino, el día a día para conseguirlo es lo más especial. Jugar, entrenar, compartiendo momentos bonitos con mucha gente del club a la que quiero. Recuerdo, claro está, trofeos como la novena, Ligas, Copas del Rey, Supercopas… pero me quedo con el día a día que fue muy especial.

El objetivo del CSKA es ganar esta Euroliga, ¿cuáles serán las claves para alcanzar el objetivo?
Todavía es pronto, aún estamos en el segundo partido de competición, y los equipos se están armando con los nuevos fichajes. Veremos qué sucede en unos meses. Para nosotros es fundamental estar unidos, tirar de físico, de nuestro talento y hacer un baloncesto de equipo para conseguir los objetivos, y que aquí, en el CSKA, es ganar.

Siempre trato de disfrutar el momento; estoy en mi decimotercera temporada como profesional. La NBA la he disfrutado en mi primera etapa con Portland, Sacramento y Nueva York y también en la segunda etapa, con los Sixers.

¿Siente usted que tiene alguna asignatura pendiente con la NBA? 
La verdad que siempre trato de disfrutar el momento; estoy en mi decimotercera temporada como profesional. La NBA la he disfrutado en mi primera etapa con Portland, Sacramento y Nueva York y también en la segunda etapa, con los Sixers. No pienso ahora en otra cosa que disfrutar con el CSKA. Estoy concentrado en esta nueva etapa.

Usted ha jugado en Europa y en la NBA, ¿qué diferencia más notable observa usted entre ambas competiciones? 
Bueno, quizá la importancia que la NBA da a los jugadores, eso es algo que debe mejorarse en Europa; aquí, al final jugamos muchos partidos, tenemos mucha carga de entrenamiento y para la competición sería más interesante pensar y cuidar a los jugadores en este apartado.

Finalmente, hace unos meses ganó otra medalla con España, ¿qué balance hace de su etapa con la selección? 
Es increíble porque son siete medallas en nueve campeonatos con la selección. Son más de 140 partidos con España. La verdad es que nunca imaginé en conseguir tantas cosas con la selección. Cuando empecé, veía a veteranos como Garbajosa o Jiménez, que eran los referentes de esa generación, y me parecía increíble lo que habían conseguido. Ahora, con 31 años, seguir jugando y haber ganado otra medalla más lo valoro mucho y estoy seguro que lo recordaré con mucho más cariño más adelante.

Entrevista publicada en Diario Siglo XXI

Etiquetas: Baloncesto
Rafael Merino

The author Rafael Merino

Rafael Merino, periodista deportivo con más de 15 de experiencia en la redacción de noticias, crónicas, reportajes y entrevistas sobre deportes. Acreditados a encuentros de Primera división, ACB, Mundiales de baloncesto, gira NBA, Mundiales de ciclismo, Mutua Madrid Open, entre otros eventos deportivos.