Image default
Reportajes

Luka Doncic, un niño prodigio en la elite del baloncesto del Real Madrid

A sus 17 años, o ya casi 18 primaveras (su cumpleaños es este próximo 28 de febrero), el esloveno Luka Doncic es una pieza indispensable en la maquinaria del Real Madrid. Pablo Laso ha apostado por el joven talento y éste no está defraudando. Está seduciendo con cada actuación. Sus números en Liga Endesa, Euroliga y Copa del Rey confirman que estamos ante un talento de otra galaxia. Su actitud y su aptitud combinan en un excelso grado de perfección. Tanto que a su edad, Doncic ya cuenta con un palmarés inalcanzable para otros jugadores en edad senior: campeón de la Liga ACB (2014-15 y 2015-16); campeón de la Copa Intercontinental FIBA (2015); y campeón de la Copa del Rey (2016 y 2017). Individualmente, entre otros trofeos, atesora un MVP en la Minicopa Endesa (2013), así como ser considerado mejor jugador de la jornada en la Euroliga (en dos ocasiones) y de Liga Endesa.

Nadie olvidará su puesta en escena con el Real Madrid. Sucedió durante un encuentro de Liga Endesa, con el Unicaja de Málaga como adversario. Fue un 30 de abril de 2015. Pablo Laso, con el beneplácito de una afición entregada, concedió la alternativa a Luka Doncic. Lo primero que hizo el esloveno confirmó todos los deseos de verle en acción. Cogió el balón y se jugó un triple. Encestó. Una simple acción, en un día de nervios para cualquier debutante, con la que se ganó a todos y ratificó que se estaba ante una joven promesa con un futuro espléndido. Ese día, además, Doncic se convirtió en el jugador más joven en debutar con el Real Madrid (16 años y 2 meses) y el tercero más joven en toda la historia del baloncesto de España.

Doncic, al ritmo de Llull

Su incorporación como miembro del primer equipo del Real Madrid se fijó en la temporada siguiente (2015-2016). Durante ese curso, Doncic inauguró su palmarés, debutó en la máxima competición europea (ante el Khimki) y registró su primera plusmarca para un jugador menor de 17 años: 15 puntos, 6 rebotes y 4 asistencias para un total de 22 de valoración. Lo padeció el Bilbao Basket; lo disfrutó el Real Madrid. Lo siguen disfrutando en Madrid. La marcha de Sergio Rodríguez a la NBA permitió a Doncic aumentar sus responsabilidades en el equipo; y estás han sido asumidas con la misma naturalidad y talento con la que juega al baloncesto. Bien cuidado y asesorado por el cuerpo técnico y compañeros de vestuario, el esloveno ha mostrado una progresión descomunal hasta convertirse en una de las piezas más determinantes del Real Madrid, y sólo con 17 años a sus espaldas.

Las estadísticas registradas durante esta temporada (2016-2017) confirman la eclosión del último talento del baloncesto del Real Madrid y del Viejo Continente. En Liga Endesa, Doncic ha estado presente en los 19 encuentros jugados (sólo Carroll y Reyes están en estos dígitos); suma 379 minutos (sólo superado por Llull y Ayón); con un 38% en triples (como Llull); un 57% en tiros de dos y un 80% en tiros libres (en ambos casos, con mejor dato que Llull). Con 57 asistencias dadas y 68 rebotes capturados, sumado a otros registros, otorgan al esloveno una valoración de 259. Es decir, la segunda mejor de todos los jugadores del Real Madrid, siendo sólo superado por Llull, con 306 de valoración. Y en esta pasada Copa del Rey, en las semifinales contra el Baskonia, Doncic impulsó a su equipo con 13 puntos casi consecutivos hasta finalizar con 23 en su casillero, su marca más alta hasta el momento, redondeándola con un 26 de valoración.

De Europa a Estados Unidos

De no haber estado Llull en modo galáctico en los minutos decisivos de los encuentros de Copa del Rey, el esloveno hubiera sido un digno candidato a ser considerado MVP del torneo. Distinción ésta que ya ha conseguido a nivel de jornada en encuentros de Euroliga. Porque en este terreno, el ‘siete’ blanco tampoco se ha arrugado. Nuevamente, sus números reflejan su eclosión: 408 minutos jugados; 135 puntos; 85 asistencias; 52 faltas recibidas, entre otros datos, en un total de 21 encuentros disputados y una valoración global de 296. En consecuencia, en una reciente oferta, los mánagers europeos se decantaron por Doncic como el mejor jugador joven de Europa

Su clase, su talento, su naturalidad, su actitud… su compendio de baloncesto no está pasando desapercibido en la NBA. Doncic acabará en el campeonato más importante del baloncesto. Será más tarde o más temprano, sólo es cuestión de tiempo y de cómo el Real Madrid maneje los hilos para hacerle permanecer más tiempo en el club. E influirá, lógicamente, qué equipo consiga hacerse con sus servicios -draft mediante- y qué salario consiga en función de su puesto de elección. Si acaba como número 1 del draft de su promoción, tendría un salario cercano a los 8 millones de euros por temporada. Hasta entonces, y eso no será antes de año y medio, el Real Madrid seguirá disfrutando de la progresión fulgurante y mágica de Doncic mientras la afición saborea cada jugada de un niño prodigio en la elite del baloncesto del Real Madrid.

Textos de interés...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más