Nadal y Federer

La infancia ganó con Nadal y Federer en la Caja Mágica

Ni venció Nadal ni se impuso Federer en los dos partidos consecutivos que ambos tenistas disputaron en vísperas de Navidad. La infancia, los niños de África e India fueron los verdaderos ganadores de los encuentros amistosos entre Nadal y Federer. Dos auténticos maestros, dos fenómenos, cuya figura se incrementó con esta fantástica faceta benéfica que ambos demostraron, primero en Zúrich y después en Madrid, en una repleta Caja Mágica.

Ver acreditación

Si el ambiente en Suiza fue algo frío en cuanto a las reacciones de los asistentes, en Madrid, sin embargo, el público asumió con entusiasmo su papel en esta exhibición solidaria. Con casi una hora de antelación, las gradas reflejaron un excelente colorido, y eso que el día lluvioso no acompañaba a la llegada a la Caja Mágica. Este grado de festividad estuvo, en parte, justificado por la actuación de uno de los ídolos musicales de la juventud. David Bisbal fue el encargado de animar a los espectadores durante aproximadamente algo más de media hora. Sus conocidas canciones fueron caldeando el ambiente, aunque ninguna de ellas tuvo tanta sonoridad como el famoso 'Waving flag'. El fútbol es el fútbol.

El propio cantante almeriense tuvo el honor de lanzar la moneda al aire en el sorteo de saque entre Nadal y Federer, ya por entonces en una pista absolutamente entregada a dos de los tenistas más grandes de este deporte. Los aplausos se sucedieron con cualquier acción, aunque fuera irrelevante. Igualmente los flashes trabajaron a destajo. Nadie quiso perderse ningún instante para el recuerdo.

Caja Mágica Tenis con quilates

El resultado era anecdótico, aunque, para los estadísticos, ganó finalmente Nadal en tres sets (7-6/4-6/6-1) en algo más de una hora y medìa de partido, donde la generosidad del público (se recaudaron cerca de dos millones de euros) se sintió recompensado con jugadas y golpes de alta escuela tenística, sólo al alcance de estos dos hombres. Se vieron, sin lugar a dudas, acciones de mayor calidad a las vistas en la cita de Zúrich. Y no sólo eso, tanto Nadal como Federer se divirtieron sobre la pista. El recital de puntos tuvo su cénit en unas cuantas derechas precisas de Nadal o en unas, aún más certeras, dejadas de Federer.

A la gente, el espectáculo le fascinó tanto que animaron, a voz en grito, a Federer cuando éste se enfrentó a una bola de partido. El público deseaba más tenis, quería continuar paladeando el buen hacer de ambos tenistas. Pero no fue posible. Esperaba una cena oficial en el Ayuntamiento de Madrid, acto amenizado musicalmente por Julio Iglesias.

Entrega de premios Nadal: 'Gracias a todos'

No obstante, el público aún tuvo tiempo de escuchar a sus ídolos durante el acto de entrega de trofeos. "Quiero agradecer a Roger que haya podido estar con nosotros. Se gesto de venir desinteresadamente muestra cómo es él". "Esperemos que entre todos contribuyamos a que el mundo sea mejor año tras año", cerró Nadal su discurso en medio de una fuerte ovación. La misma que encontró Federer cuando cogió el micrófono y, en correcto inglés, manifestó su felicidad por estar acompañando a Nadal en un día tan importante para su Fundación y para la infancia.

Aparte de esta crónica sobre el acto celebrado en la Caja Mágica, escribí otros dos artículos para Diario Siglo XXI. Ambos pueden leerse accediendo a estos enlaces.

Nadal y Federer, una rivalidad de época.

Nadal y Federer: dos tenistas benéficos.

Artículos publicado en diciembre de 2010