Crónicas

Real Madrid – Estudiantes: El derbi del talento de Llull y Doncic (79-72)

El derbi pudo haberse acabado en sólo 3 minutos. El Real Madrid dibujó un fulgurante arranque; arrollador en ataque (11-2) e hiperactivo en defensa. Ofensivamente, Llull daba el juego necesario y los porcentajes eran favorables, especialmente con Maciulis. Enfrente, Jackson, el referente colegial, desconocía como escaparse de Taylor. No pudo. Acabó en el banquillo. Era mitad del primer cuarto. Quizá fue lo mejor para Estudiantes. Jaime Fernández, su reemplazo, fue la mejor solución. El colegial dio otro brío al encuentro. Más colectivo y más centrado para el Estudiantes. No se reflejó en el marcador, y un triple de Doncic elevó al Real Madrid: 22-12. El derbi parecía diluirse.

No sucedió así; afortunadamente para los aficionados. Hubo más derbi. Más tensión. Más espectáculo. Y más Estudiantes. Incluyendo a Jackson, jugando sin ataduras y con 8 puntos al descanso, como Jaime Fernández. Si fulgurante resultó el arranque del Real Madrid, más imponente fue la respuesta del grupo del Maeztu. Sonoro fue su parcial de 1-15 coincidiendo con el final del primer cuarto y el arranque del segundo. Voltearon el marcador: del 20-12 se pasó a un 25-27. Tuvo que ser Carroll, desde el perímetro el que cerrara la hemorragia, y Llull desde el puesto de base el que devolviera el orden al Real Madrid. Restablecida la igualdad y echado el pulso, se abrió un derbi de tensión, de polémicas decisiones arbitrales y de un constante intercambio de canastas hasta alcanzar el descanso: 40-35.

Llull y Doncic, pareja letal

Siete minutos después de abrirse el tercer cuarto, Estudiante volvió a emparejarse con el Real Madrid en el marcador: 50-50. Habían sido minutos de canastas, flojas defensas y cierto cansancio de piernas, y quizá mental, del Real Madrid. Su esfuerzo europeo empezaba a notarse. Valga el ejemplo de Maciulis. Más fresco al no jugar en Euroliga y más protagonista en el derbi. A esa veta del cansancio debería aferrarse un Estudiantes que no dependía de Jackson; habían otros recursos. Cuando no Jaime Fernández, era Brown y cuando no Savané. Pero fue verse de tú a tú, nuevamente, con el Real Madrid y venirse abajo: del 50-50 se pasó a un 61-50. Visto y no visto. Así es como se mueven gente como Llull y Doncic. Entre ambos, anotaron 11 puntos del tirón.

Así acabó el tercer cuarto. Y así de poderoso es este Real Madrid. Aunque esté en modo somnoliento es capaz de picar en cuestión de segundos. La notable calidad es, obviamente, un plus. Aunque era la máxima diferencia del derbi, éste no estaba herido. Estudiante había demostrado su capacidad de reacción. Faltaba por saber si serían capaces de hacerlo en el último acto, máxime cuando éste arrancó con canasta de Carroll (63-50). Ya no hubo más acercamientos. El Real Madrid administró sus ventajas sabiamente ante un Estudiantes que ya no encontró héroes ni a Jaime Fernández ni a Jackson. El derbi de Madrid acabó en manos del Real Madrid por obra y gracia de Llull y Doncic.

FICHA TÉCNICA:
79 – Real Madrid: Llull (18), Taylor (1), Maciulis (12), Thompkins (11) y Reyes (10) -cinco titular-, Rudy (1), Nocioni (-), Doncic (14), Carroll (9), Hunter (2), Draper (-) y Randolph (1).

72 – Estudiantes Cook (5), Jackson (8), Grimau (-), Suton (12) y Brown (20) -equipo inicial-, Fernández (14), Vicedo (2), Savané (7), Wilson (2) y Arteaga (2).

Parciales: 16-18, 24-19, 25-22 y 21-23.

Árbitros: Daniel Hierrezuelo, Fernando Calatrava y Andrés Fernández. Eliminaron por faltas a Alec Brown (min 40)

Incidencias: Partido de la trigésimo primera jornada de la temporada 2016-2017 de Euroliga disputado en el Palacio de los Deportes ante unos 9.457 espectadores.

Crónica publicada en Diario Siglo XXI.

Textos de interés...

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que estás de acuerdo con esto, pero puedes optar por no participar si lo deseas. Aceptar Leer más