Cerrar
Noticias

Allison y Lloris, dos porteros de Champions para la final de Madrid

Muy posiblemente, ni Allison ni Lloris acaparen los focos de los fotógrafos y cámaras, máxime si atendemos a los capítulos históricos de las finales. Seguramente en ninguno de ellos recaerá el honor de protagonizar la jugada o ese gol que sea recordado en tiempos venideros. Los porteros siempre se mueven en la sombra. Sus aciertos carecen de relevancia mediática en comparación a cualquier otro compañero; sus errores, por el contrario, resultan críticos. Su presencia en la final de la Champions League, entre Liverpool y Tottenham, a buen seguro que resultará clave para el devenir de sus equipos. Ambos porteros reclaman su cuota de protagonismo en la cita del fútbol inglés en Madrid.

La figura del portero es curiosa. En un deporte donde primar el marcar goles, ellos cuentan con otra misión: evitarlos. Son una figura diferente, que vive en soledad y que normalmente no alcanzan el reconocimiento necesario. Eso de los premios individuales es una quimera. Pero, curiosamente, su presencia es determinante, muy determinante. Si Liverpool y Tottenham están en Madrid también se debe a las intervenciones de Allison y Lloris, respectivamente. Ambos comparten un premio en la sombra. Y otro más. Ambos debutan en una final de Champions League. Esto, sin embargo, no equipara el apartado de la experiencia. Lloris disputará su tercera gran final de su carrera (jugó una final de Europa y Mundial, que ganó, con Francia, amén de una Copa y Supercopa de Francia con el Lyon) mientras que Allison se estrenará en estos terrenos. Además, el guardameta francés fue elegido segundo mejor meta del mundo en 2008.

Unos terrenos del área en donde el caché de mercado de Allison es altamente superior al que presenta su homólogo Lloris. El meta brasileño cuenta con un balón de mercado de 65 millones de euros, habiéndose convertido en el fichaje más caro de un portero hasta la irrupción de Kepa. Lloris, por su parte, queda con un valor de mercado en menos de la mitad: 30 millones de euros. Datos superfluos en dos porteros de características físicas parecidas en altura: 1,90 cm. de Allison por 1,88 cm. de Lloris. El primero es diestro y el segundo es zurdo. Y ambos poseen unos reflejos felinos a la hora de resolver acciones cercanas. Y comparten debilidad: sus blocajes. No es su punto fuerte. Como tampoco lo es el apartado mental de Lloris, al que siempre se le achaca una cierta falta de concentración.

Mientras que Lloris cumple su séptima temporada en el conjunto de Londres, el brasileño Allison está terminando su primer curso con los ‘Reds’. Y todo ello después del caso Karius, tristemente protagonista en la última edición de la pasada Liga de Campeones. Un error suyo acabó con su carrera en la alta competición. Los porteros, ya se sabe, carecen de una segunda oportunidad. Y esta final, en caso de darse el caso, dejaría manchada una inmaculada trayectoria de ambos guardametas a lo largo de esta campaña.

Porque tanto Lloris como Allison han mantenida una trayectoria intachable. Así lo atestiguan los fríos números de las estadísticas. Lloris, a sus 32 años, ha jugado 33 partidos, recibido 33 goles (1 tanto por encuentro), hecho 101 paradas (3,06 por partido) durante los encuentros de la Premier League; Allison, por su parte, mejora notablemente estos dígitos. El brasileño, a sus 26 años, deja en sus 38 partidos, sólo 22 goles recibidos (0,58 por partido) y 76 paradas (2 por encuentro). Es decir, Allison ha sido el mejor meta del curso en Inglaterra (galardonado con el guante de oro) y ha mantenido su imbatibilidad en 21 de los 38 encuentros en los que ha participado. Sin duda alguna, es un valor al alza en el Liverpool.

Si extraemos las estadísticas de ambas trayectorias en Champions League se obtiene una valoración similar: Allison resulta más determinante que Lloris. El brasileño deja 12 partidos en la máxima competición, 12 goles recibidos (1 por partido) y 38 paradas (3,17 por partido). Y de esos 12 encuentros, en 5 no recibió ningún tanto. Lloris, por el contrario, alcanza 10 partidos, con 13 goles en contra (1,3 por partido) y 29 paradas (2,90 partido). Datos que también demuestran que en ambas competiciones ambos porteros saben desenvolverse notablemente en el juego: suelen dar una media de 22 a 23 pases buenos en cada partido a sus compañeros. Intervienen sin nervios en el juego con el pie. Otro valor en alza para Allison y Lloris, dos porteros de Champions League para una final entre Liverpool y Tottenham.

Etiquetas: Fútbol
Rafael Merino

The author Rafael Merino

Rafael Merino, periodista deportivo con más de 15 de experiencia en la redacción de noticias, crónicas, reportajes y entrevistas sobre deportes. Acreditados a encuentros de Primera división, ACB, Mundiales de baloncesto, gira NBA, Mundiales de ciclismo, Mutua Madrid Open, entre otros eventos deportivos.