Cerrar
Reportajes

Atlético de Madrid: especialistas en compraventa de delanteros

Griezmann

Especializados en exportar delanteros. El Atlético de Madrid encumbra a sus goleadores, disfruta y celebran sus goles, para después venderlos y obtener unos notables réditos económicos. El último caso se encuentra en Griezmann. Con la venta del delantero francés (a petición suya), el club rojiblanco ingresará 120 millones de euros (20 de los cuales irán a las arcas de la Real Sociedad). La misma historia sucedió con Fernando Torres, ‘Kun’ Agüero, Falcao, Diego Costa, Jackson Martínez, Raúl Jiménez y Borja Bastón.

La situación de orfandad no resulta desconocida para los rectores del Atlético de Madrid. La necesidad de encontrar un delantero a precio asequible y que asegura un buen porcentaje de goles es una misión que se repite, con cierta frecuencia, cada verano desde 2007. En ese curso, Fernando Torres fue vendido al Liverpool a cambio de 32 millones de euros. Eran otros tiempos económicos; era otro Atlético de Madrid. En cualquier caso, el beneficio monetario fue indiscutible: coste cero de inversión, más allá de lo gastado en la formación de la cantera, y 32 millones de euros en la cuenta corriente.

Unos veranos después, con el Atlético de Madrid en plena rampa de crecimiento deportivo y económico, el argentino Sergio ‘Kun’ Agüero decidió emigrar a la Premier League y enrolarse en el Manchester City. Los ingleses abonaron 45 millones de euros por un delantero que había supuesto una inversión de 23 millones de euros cuando fue contratado del Independiente de Argentina. La revalorización fue notable. De manera inmediata, el Atlético firmó a Falcao. El colombiano, procedente del Oporto, tuvo un coste de 40 millones de euros. Dos temporadas después, sus goles se habían revalorizado en otros 20 millones de euros. Falcao fue traspasado al Mónaco a cambio de 60 millones de euros.

El recambio se encontró, nuevamente, en el Oporto. Y en otro delantero colombiano. Jackson Martínez estampó su firma en el Calderón a cambio de 35 millones de euros. A diferencia de su compatriota, éste apenas encontró su hueco como rojiblanco. Ni goles ni títulos. Seis meses después, Jackson Martínez fue vendido al Guangzhou Evergrande de China. Si deportivamente su paso resultó un fiasco, económicamente fue perfecto: se ganaron 10 millones de euros en medio año por un delantero en clara decadencia.

Diego Costa fue el protagonista del verano de 2014. El hispano-brasileño abonaba los 38 millones de euros de su cláusula de rescisión para marcharse al Chelsea. Su fichaje, ocho años antes y tras varias cesiones hasta su eclosión, había costado sólo 1,5 millones de euros. Su rentabilidad fue máxima. Tres temporadas después, Diego Costa retornó al Atlético de Madrid. El mercado ya no era el mismo y los dirigentes rojiblancos desembolsaron cerca de 66 millones de euros. Pero este traspaso es otra historia. Como será el caso de Griezmann. El francés dejará en las arcas esos 100 millones de euros de su cláusula, pues recuerden que los otros 20 millones de euros deberán abonarse a la Real Sociedad. El francés se marchó de San Sebastián a cambio de 30 millones de euros. Nada mal está el balance de su rentabilidad; en lo deportivo hay disparidad de valoraciones.

Menos dinero, aunque sí rentables, dejaron en la cuenta corriente otros traspasos anteriores, como los 18 millones de euros que abonó el Swansea por Borja Bastón, un delantero de la cantera; o los 22 millones de euro que pagó el Benfica por hacerse con los servicios del mexicano Raúl Jiménez, cuyo coste estuvo en los 10,5 millones de euros. Menos habilidad negociadora, y, claro está, peor trayectoria deportiva, tuvieron delanteros como Gameiro, que se marchó por 16 millones de euros al Valencia cuando había sido comprado por 30 millones de euros al Sevilla. O el caso de Vietto. El ariete argentino del Villarreal costó 20 millones de euros, pero tras completar varias cesiones a otros clubes, se marchó por 7,50 al Sporting de Portugal. Y paradójico resulta el caso del croata Mandzujkic: se pagaron 21 millones de euros al Bayern y fue vendido por 20 millones de euros al Juventus.

En cualquier caso, el Atlético de Madrid siempre gana en materia económica cuando se habla de delanteros. En estos años, los rojiblancos han reemplazado una pieza clave en cualquier equipo con muy buen acierto deportivo y mejor rentabilidad económica. Ya han ingresado 380 millones de euros por traspasos de sus goleadores. Son un club especializado en exportar delanteros. Joao Felix, el imberbe delantero portugués, representa el siguiente capítulo.

Rafael Merino

The author Rafael Merino

Rafael Merino, periodista deportivo con más de 15 de experiencia en la redacción de noticias, crónicas, reportajes y entrevistas sobre deportes. Acreditados a encuentros de Primera división, ACB, Mundiales de baloncesto, gira NBA, Mundiales de ciclismo, Mutua Madrid Open, entre otros eventos deportivos.