Cerrar

Entrevistas

Entrevistas

Marc Coma: “El ser humano busca retos donde superarse y el mío es el Dakar”

Marc Coma

El vencedor de 3 Dakar busca revalidar su corona en una edición con comienzo en Mar del Plata (Argentina) y finalización en Lima (Perú).

El ser humano, a lo largo de la historia, siempre ha buscado ambiciosos retos de superación, metas prácticamente inhumanas. El Rally Dakar es una muestra de este afán de situar al organismo en situaciones extremas, en la carrera de motor más exigente del planeta. Héroes son todos, aunque pocos los elegidos. Marc Coma (Aviá, Barcelona; 1976) es uno de esos seres humanos capaz de domar a las leyes de la naturaleza. Lo ha hecho en 9 ocasiones, de las cuales destacan 3 trofeos de ganador absoluto en motos. El cuarto Dakar está en camino, con comienzo en Mar del Plata (Argentina) y finalización, quince días después, en Lima (Perú).

De forma espontánea, un francés, Thierry Sabine, fundó el Rally Dakar, una carrera de motor que debería atravesar esos desiertos africanos de tanto renombre. Lo hizo en 1979, después de perderse en esos secos terrenos del continente africano. Desde entonces, muchos profesionales y aventureros han buscado recrear esa aventura, al tiempo que dejaban constancia de esa capacidad del ser humano de adaptarse y superar a cualquier adversidad. Lo hicieron en África hasta 2008, edición que se suspendió a consecuencia de amenazas terroristas. Desde entonces, ese espíritu aventurero persiste en los desiertos de Sudamérica.

El Dakar 2012, la trigésimo segunda edición, empezará este próximo 1 de enero en las costas atlánticas de la ciudad argentina de Mar del Plata, recorrerá más de 9.000 kilómetros en 14 etapas (habrá una jornada de descanso en Copiapó, en Chile), pasará por 3 países (Argentina, Chile y Perú) y estrenará las arenas peruanas de Pisco (no faltará el famoso desierto de Atacama) antes de finalizar el 15 de enero en Lima, capital de Perú. Allí, Marc Coma, en compañía de su ‘mochilero’ Joan Pedrero, desea conquistar su cuarto Dakar, sería el segundo de forma consecutiva, algo que no se produce desde los tiempos de Fabrizio Meoni (ganador en 2011 y 2002), fallecido de paro cardíaco mientras corría el Dakar (2005).

A poco más de un mes para comenzar el Dakar, ¿cómo se encuentra Marc Coma?
Bueno, me encuentro ya ultimando la preparación y con muchas ganas de empezar ya la carrera. Pero básicamente ultimando esos pequeños detalles. Hace nada hemos enviado todo el equipo (motos, equipaje…) a Francia para enviarlo hacia Sudamérica.

Recientemente, usted ha estrenado paternidad, ¿será más duro estar un mes en el Dakar?
Ya tuve la experiencia de competir en Egipto con esta nueva situación y la verdad es que estoy contento, aunque cuando terminas si es verdad que tienes más ganas de volver a casa, pero en carrera, estás concentrado y, como siempre, tratando de ser competitivo.

El Dakar es la carrera más dura, donde vives de una manera muy intensa durante 15 días y yo creo que cada uno en la vida busca sus retos y muchos coincidimos en que el Dakar es y puede ser uno de esos retos que te marcas en la vida.

Durante estas semanas previas, ¿en qué detalles se centra antes de embarcarse rumbo a Sudamérica?
Sí, sobre todo, la última parte del año, la dedicamos a afinar la preparación física, porque durante todo el año ya hemos hecho mucha base de trabajo. Ahora es coger ese ‘punch’ de forma, sobre todo en trabajar mucho con la moto, solucionando esos pequeños problemas que surgen para que en el futuro, éstos no aparezcan. Ahora navegación y físico se hace más intenso para buscar más frescura en la carrera y la verdad es que, a día de hoy, el gran trabajo está hecho.

El Dakar es una competición de superación y resistencia, es casi poner el cuerpo al límite, ¿pero qué tiene esta carrera que les cautiva año tras año?
Por mi experiencia personal, si podría decirte que el Dakar es un gran reto, el ser humano tiene este instinto de superación e incluso de exploración a irse superando y el Dakar es la carrera más dura, donde vives de una manera muy intensa durante 15 días y yo creo que cada uno en la vida busca sus retos y muchos coincidimos en que el Dakar es y puede ser uno de esos retos que te marcas en la vida.

¿Y uno qué aprende del Dakar que luego pueda aplicar a la vida cotidiana?
El Dakar te da muchas lecciones siempre, porque las situaciones son extremas en el desierto, donde cada decisión es importante y entonces tienes que saber muy bien el momento de tomar decisiones y evaluar de la mejor forma posible en el mejor momento posible… y entonces esto se puede aplicar al día a día.

¿Puede ser un aliciente más el tratar de renovar título?
Anteriormente no lo hizo y hace ya varias ediciones que nadie lo consigue… Bueno, la verdad es que cuando uno gana o alcanza un objetivo claro, lo que uno busca es encontrar nuevos objetivos y creo que este es uno de ellos. Hace muchos años que el Dakar no repite ganador y creo que este año tenemos la oportunidad de hacerlo después de haber ganado la edición anterior. Creo que llegamos en un buen momento deportivo y personal. Vamos a hacer todo lo posible por ganarlo.

Esta edición pasarán, por primera vez, por Perú, ¿cuál es su opinión acerca del recorrido?
Creo que la organización ha ido cogiendo experiencia en Sudamérica y aprendiendo año a año. Creo que nos vamos a encontrar el Dakar más africano de los que hemos hecho en Sudamérica. Dejamos atrás la vuelta a Buenos Aires, pasamos a tener una carrera lineal, con llegada a Lima y prácticamente hasta el último día, el recorrido va a ser en desierto, como sucedía cuando llegábamos a Dakar. La parte europea es parecida a la ruta argentina. Después, todo será como cuando entrábamos en Marruecos e íbamos dirección Dakar. Creo que hay un paralelismo.

Por cierto y aunque Sudamérica ha dado una gran acogida al Dakar, ¿no echan de menos el sabor de África?
Sí, y porque por desgracia se ve muy lejos la vuelta a África. Yo durante el año viajo mucho a África porque normalmente es donde entreno y donde he competido varías veces durante la temporada. Y de esta forma mi hambre de África la voy matando. Si ves que el Dakar aportaba mucho a estos países y ahora su situación es complicada. Yo por mi parte no me olvido de África y tengo muchos amigos allí e intento aportarles mi granito de arena.

Por desgracia se ve muy lejos la vuelta a África. Yo durante el año viajo mucho a África porque normalmente es donde entreno y donde he competido varías veces durante la temporada. Y de esta forma mi hambre de África la voy matando. Si ves que el Dakar aportaba mucho a estos países y ahora su situación es complicada

¿Qué diferencias puede haber en el pilotaje entre África y América?
Pocas, la conducción ha cambiado relativamente poco, porque los desiertos son parecidos. Lo que ha cambiado en el pilotaje es por el cambio de reglamentación, porque ahora estamos usando motos más pequeñas, de 450 cc. Y esto hace que sean motos menos pesadas, más ágiles en la conducción y sobre todo en situaciones técnicas. Es la única evolución.

La organización limitó la cilindrada de las motos a 450 cc para hacer más competitiva la carrera, pero al final han estado los mismos de siempre luchando por el título. ¿Esperaba que fuera así?
Bueno, sí que es verdad que la KTM con los 700 cc, la carrera era un monopolio y había muy pocas marcas. La reducción de cilindrada fue una buena decisión, porque hay más marcas involucradas y la carrera es más abierta, aunque en los últimos 10 años haya ganado siempre una KTM, pero si miras la lista de inscritos, sí ha habido un cambio con la presencia de más marcas. Y hay que ser consciente de la situación económica mundial y que las marcas no pasan por su mejor momento. De todas formas hay que tener en cuenta que el Dakar es una gran carrera mediática y las marcas dan a conocer su producto y de una u otra manera, éstas están ahí, involucradas con esta carrera.

Hablemos de Despres, ¿qué nos dice de su gran adversario?
Está claro que va a ser un rival importante, pero siempre nos hemos marcado que nuestro mayor rival es la carrera en sí, son 15 días, 10.000 kilómetros y ya superar esto es el principal rival. A partir de ahí, pues podemos tratar de no cometer errores, que no haya problemas mecánicos y luego ya entramos en las listas.

Insistiendo con Despres. Ambos están empatados en triunfos, ¿tampoco hay un grado de motivación extra en desempatar?
No, la verdad. No es un punto de mi motivación superar a Despres. Siempre me he preocupado de mi mismo, de competir bien, de ganar el máximo de títulos posibles, pero no para superar a nadie o fijarme en un piloto en concreto.

En los deportes de motor, la moto o el coche desempeñan un protagonismo importante, pero aquí hay otros factores también muy fundamentales aparte de la máquina…
La verdad es que la navegación es un factor muy importante en esta carrera, aparte de que es difícil de entrenar, y combinarlo con un pilotaje rápido es complicarlo todo mucho más. Es el gran hándicap de esta carrera y esto hace que sea una carrera donde haya más factores que influyen que en otras.

Yo creo que son dos cosas que van muy juntas de la mano. Es muy difícil ir muy bien psicológicamente sin un físico, una buena preparación, es difícil tener esa frescura necesaria de menta para tomar decisiones y pensar.

Y aparte de la navegación, el tomar decisiones rápidas y acertadas… ¿cómo mantienen esa concentración tan intensa durante tantas horas de carrera y tantos días?
Bueno, con la experiencia he aprendido que hay una línea poco definida donde acaba la parte psicológica y la parte física. Yo creo que son dos cosas que van muy juntas de la mano. Es muy difícil ir muy bien psicológicamente sin un físico, una buena preparación, es difícil tener esa frescura necesaria de menta para tomar decisiones y pensar. Al mismo nivel que tu condición física va aumentando, tu serenidad y fuerza mental, también va creciendo y eso es a base también de muchos años y mucho entrenamiento.

Creo que repetirá con Joan Pedrero como mochilero. ¿Podría decirnos qué importancia tiene esta figura para ustedes los aspirantes al título?
Sí, después de un magnífico rally que hizo Joan (terminó quinto en 2011), pues vamos a repetir. Cuando las cosas funcionan se tienen que tocar poco. La función de Joan es sobre todo, en caso de alguna avería en carrera o de algún pequeño problema, sea una asistencia rápida y que lo solucionemos perdiendo el menor tiempo posible. Seguramente el año que tienes que usar el mochilero o el segundo piloto, pues difícilmente se puede conseguir la victoria, pero bueno, estará ahí, dando fortaleza al equipo y a ver si todo sale como el año pasado.

Tres victorias en el Dakar, ¿cómo podría definirlas a cada una de ellas?
La africana, mi primer Dakar, es un sueño hecho realidad. Ganar el primer Dakar es una cosa que ni había soñado; el segundo fue un gran trabajo en equipo con Jordi Villadoms y Gerard Ferrer. Nos permitió ese gran trabajo en equipo conseguir una gran victoria. La tercera creo que fue de fortaleza. Creo que veníamos de una situación complicada porque veníamos de un año anterior donde habíamos tenido una penalización, donde había un nuevo proyecto de 450 cc., una nueva moto. Fue una carrera de mucha presión. Fue una victoria de fortaleza.

Cuando las cámaras se apagar, ¿díganos qué pasa después? ¿En qué emplean el tiempo?
Bueno, queda poco tiempo libre, y más los que corremos en moto. A la que terminamos la etapa y te bajas de la moto, ya empiezas la etapa del día siguiente, dado que tienes que prepararla, estudiar la navegación del día siguiente, tienes que recuperar el físico lo máximo posible, descansar, comer. Y esto da tiempo libre prácticamente cero. Si hay momentos para llamar a casa, hablar con la familia, con algún amigo, pero todo esto se resumen en unos minutos al día.

A usted, como le ha sucedido a otros compañeros, no le atrae el reto de completar un Dakar en coche…
La verdad es que me gustaría en un futuro, pero a ver yo disfruto mucho en moto. Mi sitio son las 2 ruedas y yo he trabajado toda mi vida para llegar a la situación en la que estamos ahora. Me gustaría experimentarla, pero en un futuro me gustaría tener la oportunidad de dar el salto a las 4 ruedas. Pero a día de hoy no es una cosa que me preocupe mucho.

¿Competir en coches? La verdad es que me gustaría en un futuro, pero a ver yo disfruto mucho en moto. Mi sitio son las 2 ruedas y yo he trabajado toda mi vida para llegar a la situación en la que estamos ahora. Me gustaría experimentarla, pero en un futuro me gustaría tener la oportunidad de dar el salto a las 4 ruedas.

Este año, sin Carlos Sainz, ¿cómo ve la categoría de coches? ¿Podemos traspasar esa presión a Nani Roma? 7Lo primero es una pena que Carlos no esté porque Carlos le ha dado mucho al Dakar porque gracias a él, el Dakar ha llegado a mucha gente que antes no lo seguía. Como gran persona y piloto que es, a mí me gustaría que estuviera corriéndolo. Nani somos vecinos y amigos, porque vivimos a menos de 10 kilómetros el uno del otro. Ha hecho una trayectoria muy buena, que dio el salto a las 4 ruedas en el momento apropiado y que ahora pues coinciden una serie de condiciones que le dan como claro favorito y a ver si consigue ganar en coches, que hace muchos años que un piloto de motos no gana en coches. Sería muy bonito.

Entonces, podríamos ir pensando en un posible doblete… (Sonríe)
El Dakar es muy complicado. (Sonríe). Es bueno que antes de salir la gente nos dé con opciones y nosotros lo creamos. Pero de esto a hablar de doblete… pues ahí 10.000 kilómetros que lo pondrán muy difícil.
Entrevista publicada en Diario Siglo XXI

Artículo publicado en diciembre de 2011 – Revista Evasión

read more
Entrevistas

Samuel Sánchez: “El Giro me atrae, pero Euskaltel me necesita en el Tour”

Samuel Sánchez

El mejor escalador del Tour 2011 y ganador en Luz Ardiden desea reeditar el oro olímpico en Londres 2012, aunque no asegura correr la Vuelta a España.

Si los sueños se persiguen, se acaban consiguiendo; eso sí, a base de mucho sufrimiento. No es una frase recurrente en tiempos de desánimo, sino una aseveración tan fuerte como el espíritu de los ciclistas, sufridores natos, inasequibles al desaliento, en la búsqueda de un objetivo. Samuel Sánchez (Oviedo, 1978) consiguió, después de doce temporadas como profesional, su sueño en la cumbre de Luz Ardiden, cuando ganó su primera etapa en el Tour de Francia. El hito se multiplicó días después cuando se subió al podio de los Campos Elíseos, siendo condecorado como el mejor escalador de la edición de 2011. El sueño, sin embargo, no ha finalizado. Samuel Sánchez quiere más en el Tour de Francia, y aunque siente una fuerte atracción por correr en el Giro de Italia, éste deberá esperar a otra temporada. ¿La Vuelta? Su participación está en estudio; si acude, es para ganar.

El 9 de agosto de 2008, en Pekín, en los Juegos Olímpicos, la vida de Samuel Sánchez cambió de forma absoluta. “Pasé de ser un ciclista reconocido, a tener una estatua y una calle en mi ciudad”, como reconoce en esta entrevista. Este ovetense, un ciclista forjado con el paso de los años, empezó desputando en las clásicas y carreras de una semana hasta hacerse un sólido nombre entre los ciclistas de mayor renombre, a entrar en la terna de aspirantes a conquistar el podio de las grandes vueltas por etapas. Y a base de mucho trabajo, Samuel Sánchez consiguió su sueño este verano de 2011, al ganar una etapa en el Tour de Francia y, días después, lucir de lunares en París. Pero su historia no se resume en estos hitos. Fue segundo y tercero en la Vuelta a España (más 5 etapas), segundo y tercero en el UCI Pro Tour (clasificación final de temporada) y dos veces cuarto en los mundiales de ciclismo en ruta.

Respecto a esta temporada, ¿qué balance hace a nivel personal?
Estoy muy satisfecho. He mostrado una regularidad importante a lo largo de todo el año y la victoria en Luz Ardiden (en el Tour de Francia), junto con el maillot de la montaña del Tour, son una gran recompensa. Luego, con la victoria en la etapa reina de la Vuelta al País Vasco, en Arrate, y el primer triunfo de Euskaltel Euskadi en el Gran Premio Miguel Induráin hacen que el balance sea muy positivo.

¿Cómo recuerda esos éxitos en Francia después de tanto tiempo tratando de alcanzar ese sueño de una etapa y un podio en los Campos Elíseos de París?
Son momento inolvidable, se pone aún la carne de gallina. Es la recompensa a un trabajo muy duro, entrenando mucho y con mucho tiempo lejos de la familia. Cuando consigues esos éxitos, te acuerdas de tus seres queridos, del equipo y de la afición, que viaja por muchos lugares, se gasta su dinero y parte de sus vacaciones por verte pedalear. Estar en el podio de los Campos Elíseos, con mi mujer, mis hijos… fue muy emocionante.

Euskaltel Euskadi ha completado una de las grandes temporadas de su historia, con victorias en todas las grandes por etapas, ¿qué valoración hace? Siempre nos hemos distinguido por ser un equipo luchador. Tenemos una determinada filosofía y seguimos adelante con ella. Hemos completado una gran temporada con victorias en Giro, Tour y Vuelta. De cara al año que viene (temporada 2012), habrá que seguir esforzándose al máximo para retener la licencia.

¿Les molesta el tema de las licencias? Que a pesar de estos resultados, aún no sea suya…
No podemos amilanarnos o caer en el victimismo, sino dar todo lo que llevamos dentro, luchar y tratar de hacer las cosas lo mejor posible. Está claro que tenemos nuestras limitaciones a nivel presupuestario y de mercado de fichajes, pero es lo que nos hace singulares. Y así llevamos 19 años.

Inolvidable subir al podio de París, un trabajo duro. El oro olímpico fue un hito y me gustaría ir a Londres.

¿Van a cambiar mucho las cosas con la marcha de Igor González de Galdeano (exdirector de Euskaltel Euskadi hasta hace unos meses)?
Igor ha aportado una determinada manera de funcionar al equipo, una idiosincrasia que ha calado en el grupo. Hemos conseguido unos retos deportivos importantes con su estilo de entender el trabajo en equipo. Desde su llegada impuso una determinada disciplina y ahora somos un bloque compacto. Gorka ha sido su mano derecha e imagino que será una línea continuista, con sus toques personales. Es un cambio, por supuesto, pero debemos adaptarnos lo antes posible y remar todos en la misma dirección.

Este verano, consiguió ganar una etapa en el Tour, además del maillot de la montaña, ¿estos triunfos son más importantes para usted que ese oro de Pekín?
Los veo de manera independiente. Para un deportista, una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos es lo máximo. Eres portada en todos los medios de comunicación a nivel mundial. Mi vida cambió a raíz de ese oro en Pekín. En el mundo de mi deporte, el ciclismo, el Tour de Francia es lo máximo, hay una tradición e historia inigualables, y conseguir etapa y maillot de la montaña en la carrera más prestigiosa es otro hito.

Por cierto, ¿qué recuerdos tiene de esa medalla en su carrera? ¿Cómo recuerda esa experiencia olímpica?
Cambió mi vida. De ser un ciclista reconocido pasé a tener una estatua y una calle en mi ciudad. Con eso creo que está todo dicho. A nivel profesional, mi vida cambió. A nivel personal, todo ha seguido igual.

Pensando en esta próxima campaña y ya que hablamos de Juegos Olímpicos, ¿tiene apuntado en su calendario defender título en Londres?
Me gustaría defender el título, pero habrá que ver como estoy de forma en esas fechas, el tipo de recorrido… No solo es desear, también hay que tener unas posibilidades…

Mirando hacia las grandes vueltas, ¿tiene ya pensado cómo confeccionará su calendario? ¿Primará el Tour sobre el resto de competiciones? ¿Se animará con otra gran vuelta como Giro o Vuelta a España? ¿Qué otras carreras tiene en mente?
Ahora, hemos acabado la primera concentración del año (en Gran Canaria) y el Tour de Francia será el objetivo. Haré una primera parte de la temporada fuerte con Vuelta al País Vasco y las clásicas de las Ardenas. Luego me tomaré un respiro y prepararé al máximo el Tour. Una vez acabado el Tour, ya veremos qué pasa.

Debido a sus condiciones más de escalador, ¿ha pensado si es mejor hacer el Giro en lugar del Tour, con más crono que de costumbre?
Hoy en día es casi imposible afrontar Giro y Tour con garantías en las dos. Si Alberto Contador no pudo el año pasado… Y de elegir entre las dos, prefiero hacer el Tour. La repercusión es mayor, los dos últimos años se me ha dado muy bien y el equipo me necesita en esa carrera. El Giro de Italia es una carrera que me atrae mucho, me encanta competir en Italia. Es un país con una tradición ciclista enorme, los ‘tiffosi’ se vuelcan y se vive la carrera de una manera especial. Pero en este 2012 será imposible.

Lleva unos años sin correr en la Vuelta a España, ¿a qué se debe esta decisión? ¿Entrará en sus planes para este curso próximo?
Como decía antes, preparar dos retos de gran nivel para estar al máximo en ambos es muy complicado. Hay que priorizar. Durante años preparé la Vuelta a España y he pisado dos veces el podio de la Castellana, además de haber ganado cinco etapas. Creo que por respeto al organizador, cuando se acude a una carrera hay que ir a por el máximo, no por cumplir. Eso hice durante años con la Vuelta y ahora estoy con la cabeza en el Tour.

Hoy en día es difícil correr dos grandes carreras. Euskaltel es cantera, un bloque singular, luchador.

Aparte de las grandes carreras por semanas, ¿qué otras carreras le hacen sentirse especial, sentirse más ciclista?
Me gusta mucho el Giro de Lombardia, por recorrido, ambiente… Y la Flecha Valona y Lieja-Bastogne-Lieja, también son preciosas. Son carreras que se me han dado bien, me gustan mucho y son monumentos de la historia del ciclismo.

Antes de todo esto, hay una pretemporada que inician en unos días… ¿en qué detalles trabajará más durante este invierno para ser un mejor Samuel Sánchez durante la próxima temporada?
Seguiré trabajando en la misma línea de siempre tratando de mejorar detalles. Siempre se puede mejorar algo, en base al conocimiento y la experiencia que vas ganando con los años. Son detalles que vas puliendo, tratas de comer mejor, entrenar mejor… aunque sea un poco. Después de tanto tiempo de profesional, las mejoras ya no pueden ser desorbitadas.

¿Siente que en sus piernas aún se guardan esas pedaladas para ganar una grande, un Tour, un Giro o una Vuelta? Por supuesto que sí. Todos los días salgo a entrenar para alcanzar lo máximo. Luego la carretera te pone en tu sitio, en relación a los rivales. Pero cada vez que me pongo un dorsal es para ganar.

Públicamente se sabe cómo es la vida de un ciclista en competición (carreras, traslado, masajes…), pero ¿en invierno, en estos meses, a qué dedican el tiempo, además de entrenar?
Aprovechas para estar con familia, amigos, celebrar alguna buena comida, acudir a algunos compromisos que durante la temporada no son realizables… Alguna chapuza en casa, unos días de vacaciones fuera, con la familia, para desconectar…

Euskaltel Euskadi es el ejemplo de cómo dar salida a ciclistas aprovechando el trabajo de cantera, ¿cuál es el secreto o las razones que proporcionan tan buenos ciclistas?
Nosotros tenemos una filosofía determinada en una zona en la que hay gran tradición ciclista. Hay mucha cultura del ciclismo y al ser un equipo compuesto por vascos o formados en Euskadi, como es mi caso, la cantera hay que trabajarla para que haya relevo y la filosofía se mantenga. Miguel Madariaga es el auténtico artífice de esta historia, una pieza inigualable.

A su lado, hay otros grandes corredores como Antón, Nieve, entre otros, ¿qué se aprende de estas nuevas generaciones? ¿Y qué puede usted enseñarles?
Aprender cosas y enseñas cosas. Es así. La gente más joven tiene una visión de las cosas de la que aprendes, te hacen ver situaciones desde otras perspectivas e ilusiones. Y les enseñas lo que durante 12 años has aprendido en este oficio. Intento aconsejarles, sobre todo con ejemplos. Luego, cada uno debe saber explotar sus condiciones.

De cara a su futuro, ha pensado que hará cuando termina la próxima temporada, ¿seguirá en Euskaltel Euskadi? ¿No le gustaría probar cómo es el ciclismo fuera de esta escuadra? Esta será mi 13ª temporada en Euskaltel Euskadi, soy el ciclista más longevo de la escuadra. Me gustaría acabar mi carrera de naranja.

Como hombre fuerte del pelotón español, ¿cómo valora la situación del ciclismo en España?
La situación económica en España es complicada. Parece que a las empresas fuertes les cuesta entrar en el ciclismo. Ha habido unos años duros, pero creo que estamos remontando el vuelo. A nivel mundial el ciclismo goza de una gran salud, se están creando nuevas estructuras muy potentes. Con la tradición de equipos y ciclistas que hay en España, espero que pronto nos montemos de nuevo en esa ola y regresemos al lugar en el que históricamente hemos estado.

Entrevista publicada en Diario Siglo XXI

read more
Entrevistas

José Antonio Hermida: “El oro en Londres sería la guinda a mi carrera”

José Antonio Hermida

A sus 33 años, este biker es cuádruple campeón del mundo, triple campeón de Europa y plata olímpica en Atenas.

La carta de presentación de José Antonio Hermida (Puigcerdá, Girona; 1978) abruma a cualquiera: cuenta con un campeonato del Mundo Élite (2010), un mundial sub’23 (2000), un mundial junior (1993) y otros más en Team Relay; con un europeo en categoría sub’23; más otros tres campeonatos de Europa Élite (2002-2004-2007) y otros en categoría sub’23 (2000). Lo ha ganado, prácticamente, todo. También es campeón en España y plata en los Juegos Olímpicos de Atenas (2004). A sus 33 años, José Antonio Hermida conserva esa misma ambición que cuando empezó a competir y en su mente están marcados a fuego dos objetivos para esta próxima temporada de 2012: conquistar la Copa del Mundo y colgarse la presea de oro en los Juegos Olímpicos de Londres. “Sería la guinda a mi carrera”.

España empezó a ganarse un deportista cuando José Antonio Hermida ganó una apuesta a sus padres: si aproba el curso escolar sin suspensos, ellos le recompensaría con una mountain bike. Era el verano de 1992. El verano de los Juegos Olímpicos de Barcelona. El verano de su estreno en una competición de MTB. El verano de su primera victoria. Era el nacimiento de una estrella que, doce años después, tiene sus pensamientos en otro verano, en esos meses estivales donde Londres será sede de unas Olímpiadas, en las que Hermida buscará su medalla de oro. Esta carrera comparte protagonismo con las carreras de la Copa del Mundo, donde tampoco se ha coronado como el mejor, aunque sí ha sumado un subcampeonato.

Cerrada esta temporada, su primera campaña con el maillot arcoíris de campeón del mundo, ¿qué balance hace? La verdad es que ha sido una temporada muy especial, ya que, por fin, he podido vestir de blanco en la categoría Élite, aunque al mismo tiempo, he acabado con la sensación de no haber sido una de mis mejores temporadas. Pero ya estoy pensando en 2012.

Por cierto, retrocediendo unos cuantos meses en el calendario, ¿cómo recuerda ese día en el que cumplió su sueño de proclamarse campeón del mundo?
Las sensaciones, o mejor dicho, las emociones fueron brutales, porque llevaba 10 años en la categoría Élite y parecía que sería un título que se resistiría en mi currículum. Justo al acabar la carrera me invadió un vacío y, al mismo tiempo, mucha alegría.

Pensando en 2012 y a menos de un año para Londres, ¿cómo tiene pensado preparar esta temporada de Olimpiadas? ¿Hará algo diferente?
No tenemos nada pensado de diferente a nivel de entrenamiento o preparación, ya que con los años que llevo en esto, más o menos, hemos aprendido a llegar a los momentos cumbres en buena forma. A nivel técnico y de material (bicicleta), seguro que estrenaremos cosas.

Me divierto así, no me interesa el ciclismo en ruta. Ganar el Mundial fue brutal, se resistió mucho.

¿Ser campeón olímpico sería la guinda a su carrera? Sí, sería la guinda, pero también tengo que decir que he estado muy cerca con el cuarto puesto en las Olimpiadas de Sydney y con la medalla de plata en Atenas.

¿Sabe ya cómo será el circuito?
El circuito es muy rápido por lo que hemos podido ver en Internet y podríamos decir que se adapta a mis características, aunque me gustan los circuitos muy técnicos y con mucho desnivel. (El circuito puede verse en este enlace de You Tube)

Independientemente de las características del circuito, ¿cuáles serán los momentos más decisivos de la carrera?
Los momentos de las salidas son muy importantes, así como los momentos en los que la carrera llega a su final. En estas dos fases no se pueden cometer errores.

Y sobre adversarios, ¿en quién nos tenemos que fijar?
El francés Julien Absalon es mi gran rival, ya que podríamos decir que es el Rossi de las MTB. Pero, también hay que fijarse en las nuevas generaciones que vienen con mucha fuerza.

Además del objetivo olímpico, ¿qué otros objetivos tiene en mente?
Diría que la Copa del Mundo, pues aún no he ganado la general, aunque he acabado muchas veces como subcampeón, tercero o cuarto, pero nunca la he ganado.

A su entender, ¿en qué situación se encuentra actualmente el Mountain Bike?
En estos momentos, goza de una gran salud a nivel de usuarios, aunque claro está que el mundo de la competición necesita de más cobertura de los medios de comunicación.

¿Cómo ve a las nuevas generaciones? ¿Podría indicarnos algún nombre?
La escuela suiza es una potencia a nivel mundial, pero no lo es gracias a grandes presupuestos o equipos, sino que es gracias a la cultura del deporte, que la reciben desde edades muy tempranas. Los suizos serán los que dominen durante los próximos 4 ó 5 años. En España, estaríamos hablando de Iñaki Lejarreta, Carlos Coloma y Sergio Mantecón.

¿Qué le diría un campeón como usted a los jóvenes que quieren hacerse un hueco en esta disciplina de ciclismo?
Que tengan pasión y sobre todo, en edades tempranas, que incidan en la técnica; el trabajo de fuerza siempre se está a tiempo para hacerlo.

Y usted, ¿cómo se inició en este deporte?
Los inicios fueron muy divertidos y de manera muy natural, ya que en mi familia no hay tradición de deportes, así que todo lo que yo hacía, a mis padres les parecía bien; en ningún momento fueron mis padres los que me inculcaron o me presionaros para hacer MTB de competición.

Los ciclistas luchamos más que nadie contra el doping. En España no falta dinero, sino cultura deportiva.

¿Se considera una especie de Santana, Ballesteros o Ángel Nieto? Ellos popularizaron sus respectivos deportes…
No, yo solo seguí esa línea que marcaron los hermanos Misser (Tomas y Pau). Ellos fueron los pioneros en el MTB a nivel Internacional. Y también los primeros en ganar medallas en Mundiales y Europeos.

Y después de 15 años como profesional, ¿uno asimila ya todo lo logrado?
Pues, como bien dices, después de 15 años, ya empiezo a asimilarlo y sobre todo me los recuerdan los jóvenes.

Cadel Evans, reciente ganador del Tour de Francia, comenzó en esta especialidad antes de dar el salto a la carretera, ¿se ha sentido usted tentado a seguir este mismo camino?
No, porque me gusta el MTB y disfruto con ello; es como Carlos Sainz, él corría en rallies y no en Fórmula 1.

Aparte del terreno, ¿qué otros aspectos son diferentes entre ambos ciclismos?
Nosotros entrenamos menos, unos 20.000 kilómetros menos (sonríe). Son dos disciplinas muy distintas, aunque la mecánica sea similar: pedalear. Si es verdad que en nuestra disciplina hay un componente técnico muy importante.

¿Duele ganar todo tipo de carreras y no tener esa misma repercusión mediática?
Cada deporte está gestionado de una u otra manera. Claro está que hay muchas noticias que se escapan de lo deportivo y que al final ocupan mucho espacio mediático. Aún así el MTB goza de buena salud y respeto, y eso es más importante que tener portadas.

Lo que sí imagino que será semejante es el control de los comisarios de la UCI en cuanto a materia de dopaje…
Nosotros también formamos parte de la UCI (Unión Ciclista Internacional), por lo que tenemos la misma vigilancia que tienen los ciclistas de ruta, por poner un ejemplo. Esto quiere decir que yo en una temporada normal realizo entre 15 y 20 controles antidoping más el seguimiento médico por parte de la UCI, así como el programa ADAMS: localización en todo momento para controles. Es por esto que al ciclismo habría que tenerle mas respeto ya que somos nosotros, los ciclistas, los que más hacemos por controlar y erradicar el doping en el deporte y en la sociedad.

¿Ha pensado ya en qué hará cuando cuelgue la bicicleta?
Pues no lo he pensado aún, creo que por mi carácter y experiencia seguiré vinculado al MTB y al ciclismo.

Y una última, a modo de curiosidad, ¿cómo surgió lo de celebrar los triunfos simulando unas pistolas?
Fue una apuesta con mi compañero de entrenamientos: Juan Antonio Flecha (corredor de ciclismo en ruta). El tenia que hacer el arquero y yo el pistolero en alguna carrera importante.

Entrevista publicada en Diario Siglo XXI

read more
Entrevistas

Óscar Pereiro: “El Tour me lo ha dado todo, llegué donde mis ídolos”

Óscar Pereiro

El ganador del Tour de 2006 sitúa a Contador como máximo favorito al Tour de 2012 y a Valverde como la revelación de la próxima temporada.

Entre curva y curva en un coche de rallies, entre toque y toque de balón, entre comentario y comentario en radio y televisión y entre días y días con la familia, Óscar Pereiro (Mos, Pontevedra; 1977) hace un paréntesis en su apretada agenda, recordando sus días de ciclista y vestido de amarillo como ganador del Tour de Francia (2006), anhelando etapas mejores del ciclismo gallego, reivindicando una metamorfosis de su deporte, apostando a Contador y Valverde como aspirantes al Tour 2012 y emocionándose cuando se refiere a las jóvenes promesas acunadas en su Fundación.

Si conquistar un Tour de Francia es toda una aventura y una ristra de sacrificios, esfuerzos, entrenamientos y dosis de suerte, a Óscar Pereiro le costó el doble. Tuvo que esperar a que se resolviera el caso Landis antes de sentirse oficialmente ganador del Tour de Francia. Tanto que gritó ¡Por fin, por fin, soy ganador! Fue como quitarse un peso de encima o, mejor dicho, fue comprobar que los sueños se convierten en realidad. Porque este gallego, al igual que sus ídolos de juventud, ‘Perico’ Delgado y Miguel Induráin, también figura como vencedor de la mejor y más prestigiosa carrera ciclista del mundo, el Tour de Francia.

Familia, fútbol, coches… ¿no parece que eche de menos en su vida diaria esas actividades que hacía como ciclista?
No, la verdad es que no. Lo recuerdo eso sí y lo tengo presente cada día porque tengo un pasado en el que he vivido diariamente como ciclista profesional. La verdad es que cuando decidí poner punto y final a mi carrera, me he metido a hacer otras cosas que deseaba hacer desde hace tiempo, porque me gustaban mucho desde pequeño y que ahora voy, poco a poco, cumpliendo esos sueños y objetivos que me propuse cuando dejé la bicicleta.

A los deportistas les cuesta decir adiós a esa vida de profesional, en su caso, ¿le costó mucho tomar esta decisión o estaba ya muy meditada?
No, costar decir adiós puede costar más o menos, pero en mi caso, la decisión la había madurado durante los dos últimos años y estaba ya muy meditada. La verdad es que te da mucha tristeza, sobre todo el último día que dejas de ser profesional, y sí ese día cuesta un poquito más, pero ahora ya estoy involucrado en otras cosas. Pero todos los días lo sigo recordando, sigo viendo ciclismo, montando en bicicleta como antes, pero de menos no lo he echado.

Tenemos que cambiar, pero el ciclismo no tiene unión.

Aparte de jugar al fútbol, conducir en los rallies o ser comentarista en radio y televisión, ¿no le atrae o le gustaría dirigir un equipo ciclista o estar más ligado a este deporte? La verdad es que ahora no es un objetivo que tenga en mente, aunque nunca se sabe de cara al futuro. Yo ahora estar en un equipo profesional es estar mucho tiempo fuera de cada y ahora mismo no me veo con esa capacidad de ser director deportivo. Uno de los objetivos de siempre es que después de dejar la bicicleta quería hacer otras cosas que me gustaban, triunfar en otras cosas que me apetecían y gustaban desde siempre.

Este pasado verano regresó a Francia como comentarista, ¿cómo ha visto esta temporada? ¿Le ha sorprendido algo, para bien o para mal?
Ha sido una gran temporada. Hemos visto un Tour de Francia muy disputado, de los más disputados de los últimos años y con un corredor español -Alberto Contador- que ha estado hasta el final con opciones de ganar. He disfrutado mucho, la verdad, de mi experiencia en Francia. Lo que me sigue sorprendiendo, como siempre, es lo mal que está gestionado mi deporte.

Respecto a esto, y ya que hace unos días dijo que habría que hacer un ‘lockout’ como en la NBA, ¿qué habría que cambiar en el ciclismo?
Tendría que cambiar la gente que está dirigiendo este deporte desde hace unos años. Hemos visto que está fracasando en su intento de sacar este deporte hacia delante y por tanto, lo principal es tener nuevas ideas y que tenga un buen proyecto para sacar esto adelante. Es un deporte que ha vivido momentos muy malos, sobre todo por el dopaje, pero que ha conseguido sobrevivir y ahora lo principal es esto. Yo decía lo de la NBA porque bien sus dueños o bien los jugadores han paralizado la Liga y en ciclismo se debía hacer algo parecido. Se lleva diciendo muchos años que esto se debía paralizar y que nosotros, los ciclistas, somos los verdaderos protagonistas, pero parece que somos los payasos. En otros deportes cambian cosas; en el ciclismo nunca ha existido unión. Por ejemplo, en el fútbol, los jugadores hicieron una huelga para defender sus derechos y se demuestra que están unidos, algo que no existe en el ciclismo.

Por cierto, ahora que trabaja como comentarista, ¿podría confeccionarme al ciclista perfecto escogiendo lo mejor de los que actualmente están en activo?
Yo creo que la experiencia y frialdad de Menchov, la clase y potencia de Contador y las piernas de Cancellara. Yo creo que con estos tres haríamos un ciclista prácticamente imbatible.

Ciclista perfecto: Menchov, Cancellara y Contador.

Cambiando de tema, ¿qué recuerdos conserva de cuando se subió al podio del Tour, en la ciudad de Montelimar, para enfundarse, por primera vez en su vida, el maillot amarillo?
La verdad es que tengo el recuerdo justo de cuando me vestí de amarillo en Montelimar. Realmente yo estaba arriba, en el podio, con el maillot amarillo, y en mi cabeza sólo me venía la cara de Induráin. Yo estaba donde estaba mi ídolo desde pequeño, junto con ‘Perico’ Delgado. Pensaba que estaba en un sitio donde estaban los grandes, esos corredores, a los que gracias a verlos, me hicieron ser profesional.

A todo corredor se le recuerda por una carrera, en su caso el Tour de Francia de 2006, pero en su foro interno, ¿qué otras carreras recuerda con más afecto?
Bueno, hay muchas. Yo creo que el Tour, desde siempre, ha sido mi carrera, desde el 2004 en el que debuté, pues tengo un idilio con esta carrera increíble, porque todo lo que hacía me salía bien. El Tour me lo ha dado todo. Triunfé desde el primer año, algo que es muy complicado, pero bueno, hay otras carreras que me encantan. La Lieja-Bastogne-Lieja, y no son carreras que haya ganado, te deja huella. Cualquier clásica de la Copa del Mundo, también. La París Roubaix, que nunca la corrí, pero que es una carrera que me entusiasma cada vez que la veo a pie de carretera. Todas las carreras te dejan huella, siempre te dejan algo que recuerdas para siempre.

¿Cuándo se da uno cuenta, asimila, que figura entre los ganadores del Tour de Francia?
Bueno, yo creo que todavía, en mi caso, no está asimilado. Mucha gente comenta que si he ganado un Tour de Francia por suerte, que si no tenía nivel… Yo soy el primero en decir que soy un tipo afortunado en el aspecto que se me apareció una oportunidad delante y la aproveché. Lo he vivido a mi manera. La verdad es que para mí, llegar segundo a París ya era muy grande por mis cualidades, fíjate ser ganador de un Tour de Francia. Yo creo que con el tiempo, esto se empieza a valorar, pero, vuelvo a repetir, no se llega a valorar aún. Siempre estas pensando. Este año, cuando he vuelto como comentarista, cuando veía el Tour, a la gente, a los camiones, todo lo que mueve, los metros cuadrados que montan… es algo que tardaré mucho en valorar y sentir realmente lo que gané.

Y en su caso, ese éxito llegó con retraso y sin fiesta en París…
Sí, sentí y pensé lo que me he perdido, la fiesta que pude haber vivido con mis compañeros, con todo el mundo allí en París. Vivir ese último gran día. Pero no fue así. Pasó mucho, mucho tiempo, hasta que me declararon ganador que al final fue un alivio, de decir, ¡Por fin!, ¡Por fin! Ya dejo de ser virtual y soy ganador a todos los efectos de un Tour de Francia.

De todas formas, ganar un Tour no sólo es cuestión de suerte o aprovechar una oportunidad, sino de horas y horas de entrenamiento y sacrificios…
Sí, yo creo que es el premio a todo ciclista humilde, aunque yo no me considere humilde, sino un buen ciclista sin ser con todas las cualidades de un súper crack, de esos que han nacido para ganar las carreras. Con esfuerzo, con trabajo, con sufrimiento, he conseguido un premio que premia a todos aquellos corredores que de una manera u otra trabajamos para conseguir algo, algo muy bonito. Es cierto en que tuve suerte en cómo se desarrollaron las cosas para tener un Tour en mis manos, pero una vez que lo tienes, lo tienes que disfrutar sin más.

Miremos al futuro, ¿cómo ve el Tour de Francia de 2012, con tanta crono y menos montaña?
Yo, la verdad, es que creo que si Alberto Contador está al cien por cien, como ha estado en los últimos años, él, en calidad, como ha demostrado esta temporada en el Giro de Italia, y Andy Schleck están por encima del resto. Otra cosa son ya las circunstancias de carrera, que vayan dando protagonismo a otros, como con Evans. El australiano, sin ser el mejor en nada, no suele fallar casi nunca, porque es muy regular. Pero si el Tour discurre de una manera normal, yo creo que Contador y Schleck están por encima del resto.

Cuando vestí de amarillo, veía la cara de Induráin. El Tour fue un premio a un ciclista trabajador

¿Y cómo ve el regreso de Valverde después de un año y medio de sanción?
Bueno, yo soy de los que estoy convencido que Alejandro va a ser un corredor que va a correr para ganar todo lo que dispute. Es un ganador. Yo he tenido la gran suerte de correr con grandes corredores en mi vida y Valverde es de los que mejor se sabe preparar y sacar el máximo potencial a sus capacidades; es de los corredores que he visto en mi vida con más clase. A pesar de estar dos años parado, te puedo asegurar que si no gana algún Tour, va a estar muy cerquita de hacerlo; si yo ahora tuviera que apostar, apostaría a que Valverde gana un Tour. Yo creo que estos dos años le van a hacer que se despreocupe de lo que digan, como le pasó a Basso. Antes estaba en el candelero por si estaba o no implicado en la Operación Puerto. Y lo que gane ahora, ya no va a estar empañado como antes.

Galicia ha contado con grandes ciclistas como Pino, Marcos Serrano, Jesús Blanco Villar o usted mismo, ¿cómo valora la situación que atraviesa el ciclismo gallego después del caso Mosquera y la disolución del Xacobeo?
El ciclismo gallego, creo que está en el peor momento de la última década con diferencia. Actualmente, sólo tenemos a David Blanco –equipo Geox, cuyo futuro está en el aire- como ciclista a nivel profesional. El Xacobeo Galicia ha sido un boom durante estos tres-cuatro años que ha funcionado, pero ahora el ciclismo gallego está herido de muerte. Hay buena cantera, muchos niños que se están iniciando en esto del ciclismo, pero vamos a pasar unos años muy duros. El Xacobeo nos ha dado mucha pasión en esta tierra por el ciclismo, pero, a la vez, también lo ha matado, por como ha acabado todo.

Entre sus proyecto actuales, está su Fundación, ¿díganos, en qué proyectos trabajan?
Bueno, sobre todo, el proyecto principal es solucionar ese vacío de corredores que hay en Galicia a nivel profesional. Trabajamos con la cantera y esperamos que alguno llegue a este mundo de los profesionales, que incluso pueda vivir lo que yo he vivido u otros ciclistas gallegos han vivido en sus carreras deportivas. Mi objetivo es mantener la fundación cada día, que crezca y sobre todo, apoyar a los jóvenes deportistas y darles todo lo que se puede dar en cuanto a apoyo, sabiduría, consejos… para que algún día puedan llegar a ser profesionales y vivir el sueño que pude vivir yo con mis ídolos. Y ya si pueden, que ganen un Tour de Francia.

Y a estos chavales, ¿qué consejo les daría Óscar Pereiro?
Bueno, yo creo que la base de todo está en trabajar cada día y por fortuna, tienen a alguien como yo en que mirarse, pues empecé como ellos, siendo un chaval, disfrutando de la bicicleta, entrenando cada día para llegar a ser profesional, como mis ídolos. Ese es el consejo que les doy. Porque aunque parezca muy difícil, imposible, a veces los sueños se hacen realidad, como fue mi caso. A veces, ni lo imaginas, y de pronto te ves donde tus ídolos.

Entrevista publicada en Diario Siglo XXI

read more
Entrevistas

Jorge Lorenzo: “A 300 km/h. claro que hay miedo, pero sólo piensas en ganar”

Jorge Lorenzo

Jorge Lorenzo (Palma de Mallorca, 1987) nunca deja indiferente a nadie. O gusta o no gusta. No hay té- rminos medios cuando se trata de describir a este piloto de MotoGP. Su espíritu ganador es contagioso, como sus genes juveniles, los cuales, en ocasiones, generan algún contratiempo cuando se descontrolan. Son pecados veniales, consecuencia de la edad, de un adolescente con responsabilidades de adulto, leáse apuarse al trono de su alteza, el italiano, Rossi. “Tengo mucho respeto por Valentino y está claro que tengo que aprender mucho de él, porque ahora mismo está por encima de mí, pero si no pensara que puedo ganar el Mundial junto a él, me iría de Yamaha”.

Lo extraño es que Jorge Lorenzo hubiera escogido una profesión alejada de las dos ruedas. Sería impensable cuando su padre (“lo que soy se lo debo a él casi en un cien por cien”, asegura) era mecánico de motos y su madre mensajera. El niño, lógicamente, debía vivir sobre una moto. Naturalmente, sus comienzos fueron con el chupete entre los dientes. Echar un vistazo a sus estadísticas exige retroceder hasta los 3 años de edad, cuando, por primera vez, ‘compitió’ sobre dos ruedas. Ya, como profesional’, en el campeonato del mundo de motociclismo, Jorge Lorenzo se convirtió en el piloto más joven en participar en un Gran Premio. Lo hizo Jerez en el año 2002 en la categoría de 125 cc. Un curso después, en Brasil, sumó su primer podio en esta misma categoría. Luego, llegó su saltó al medio litro, donde en 2006 y 2007 se convirtió en el Rey Lorenzo, coronándose como campeón del mundo, ganando 8 y 9 carreras, respectivamente. Y esta temporada, el gran salto: a Moto GP, en Yamaha y con el magnífico Valentino Rossi como compañero de boxes.

Y nada ha cambiado. Jorge Lorenzo sigue empeñado en convertirse en el sucesor de Crivillé en el palmarés de la categoría reina. En sus dos primeras carreras, en Qatar y Jerez, marcó dos ‘poles’, siendo el mejor novato de la historia en este apartado. Y, en Portugal, hizo primero para finalizar el curso entre los cuatro mejores. Y este 2009 va camino de convertirse en la sombra de Rossi, por delante de otros pilotos de altura ya asentados en la categoría como Dani Pedrosa y Casey Stoner. Este mallorquín tiene en sus venas gasolina y en el futuro un hueco destinado a inscribir su nombre en la historia de los campeones de las dos ruedas. En un alto de la temporada, en el Foro Ferrándiz, Jorge Lorenzo mostró su cara competitiva y humana.

Esta temporada ha empezado bastante bien (tercero en Qatar y primero en Japón), pero ¿qué balance hace del año de su debut en Moto GP?
Ha sido una temporada difícil. He pasado por momentos muy diferentes, todo empezó sobre ruedas con las ‘poles’ y la victoria en Estoril, pero luego llegó la caída en China, corrí con los tobillos destrozados y en Montmeló de nuevo me fui al suelo, en esos momentos le cogí mucho miedo a subirme a la moto.

Pero… si usted, que empezó tan joven… ya debería estar acostumbrado a convivir con ese miedo de la velocidad…
Bueno… eso siempre existe. Claro que hay miedo al ir a 300 kilómetros por hora. No es nada agradable, y después de ese golpe reconozco que tenía miedo y no quería volver a pilotar, porque me planteaba muchas cosas y te das cuenta de que algo no lo estás haciendo bien, afortunadamente a los cinco minutos me volvió la mentalidad del piloto que llevas dentro… y sólo quieres ganar al resto. Todo pasa en la vida si uno es consistente y tiene tesón. Lo superé con vueltas y kilómetros y ahora disfruto de nuevo de lo que más me gusta: montar en moto”.

Se dice que tiene cualidades suficientes como para desbancar a Rossi, ¿Le podrá ganar, máxime cuando es compañero de equipo y hay ciertos roces?
Tengo mucho respeto por Valentino y está claro que tengo que aprender mucho de él, porque ahora mismo está por encima de mí, y es lógico que la convivencia entre dos caracteres tan ganadores como los nuestros sea difícil y que choquen a menudo, pero sí tengo algo claro es que puedo ganar el Mundial junto a él, de lo contrario cambiaría de constructor ahora mismo. Si continúo en Yamaha es porque estoy convencido de que con la misma moto y el mismo equipo puedo derrotarle.

Dos campeonatos a sus espaldas, años de experiencia, una temporada en MotoGP donde ha sido el mejor debutante, pero en qué debe mejorar Jorge Lorenzo para llegar a su objetivo de ser campeón.
Quiero mejorar en las salidas, aprender, ganar más carreras, ser campeón del mundo. Este año, por ejemplo, he mejorado en lluvia. De eso se trata, de cada vez hacerlo mejor y aprender de todo el mundo. Siempre hay algo que tienen que tú no tienes, pero que sí puedes aprender.

Ahora que está más cerca de Rossi, ¿qué destacaría de él?
Sin lugar a dudas, su inteligencia. Sabe qué hacer en cada momento. Luego, la manera de minar la moral de sus rivales, los detalles que tiene para motivar a su equipo y mecánicos… Es un genio mediático.

De Rossi a Pedrosa… ¿cómo va su ‘amistad’ con él? ¿hay cambios?
Hay una relación de respeto, nada más. He intentado dos o tres veces poner de mi parte y tratar de que haya un acercamiento, que por respeto y por ser dos pilotos españoles al menos sea correcta, pero no tiene sentido seguir intentándolo, porque nunca he encontrado respuesta, así que no pienso seguir haciendo el ridículo e intentarlo más veces.

Ni siquiera el Rey pudo aclarar esta relación entre ambos…
El gesto del Rey, cuando quiso que nos estrecháramos las manos, fue muy bonito. Él sabe mucho de estas cosas. Aunque no dio resultado.

¿Merece la pena estos encontronazos con Pedrosa o con otros pilotos?
Muchas declaraciones son cosas que se dicen si más. Y tampoco he sido un santo, por supuesto. Ahora, que te vas haciendo mayor, maduras y te das cuenta de que no ganas nada con rivalidades absurdas. Ahora, por ejemplo, con Barberá, nos vemos, nos saludamos y hablamos un poco, hemos mejorado la relación entre ambos. Y al final todo se tiene que demostrar sobre la pista.
Y mencionando la pista, ¿a quién desea ganar más sobre un circuito, a Rossi o a Pedrosa?
Me pone más ganar a Rossi que a Pedrosa, sin lugar a dudas… (sonríe). Valentino es mi compañero de equipo y ha ganado muchas cosas. Y lo digo sin querer menospreciar a Dani, que es un piloto excelente.

¿Y aceptaría estar en un equipo con Pedrosa como compañero?
Si nuestros caminos coincidieran en un mismo equipo yo no vetaría jamás a Pedrosa porque no soy quien para hacerlo. Claro que lo aceptaría, además seríamos un equipo cien por cien español, aunque no puedo decir si la relación entre nosotros sería gratificante.

Dicen que Jorge Lorenzo es ha aficionado mucho a la lectura, cierto, ¿no?
Sí, me gusta leer, informarme de las cosas sociales. Leo libros de autoayuda para ganar confianza y para tener conocimientos de psicología, y se lo recomiendo a otros deportistas. No cuesta nada leer por las noches.

Se deduce que le gustaba estudiar, que no sentía odio hacia los libros…
Me resultaba complicado compaginarlo con las motos. Viajábamos a Australia o Malaisia y el lunes siguiente yo debía pasar un examen en el colegio, no era sencillo. Me hubiera sentido recompensado por continuar los estudios y hubiera querido completar la ESO, pero a cambio me he aficionado a la lectura. Se puede decir que he autoevolucionado.

Por último, ¿qué hará cuando se retire? ¿Tiene pensado algo ya?
Francamente, no sé si tengo talento para algo más que para ir rápido sobre una moto, no sé qué haré cuando llegue ese momento. No me lo he planteado, dibujo mucho, leo libros de autoayuda que me mentalicen más y escribo mucho, quizás trate de darle más espacio a esas aficiones. De momento, sigo pensando en correr y ganar con Yamaha.

Entrevista publicada en revista Evasión.

read more
Entrevistas

Alejandro Valverde: “Tengo en mente ganar el Mundial y el Tour”

Alejandro Valverde

El ciclista murciano, con fuerzas renovadas, ultima su regreso a la competición tras un año y medio de sanción.

Alejandro Valverde (Las Lumbreras de Monteagudo, Murcia; 1980) descuenta los días que faltan para su regreso a la competición, después de un año y medio de sanción por su presunta implicación en la Operación Puerto. La cuenta atrás está en su última fase, faltando poco más de dos meses para que este murciano, dentro de muy poco, vuelva a disfrutar, a soñar, a latir, a ganar, a dar espectáculo, como reza la presentación de su página personal en Internet.

Después de disfrutar de su familia, de hacer algún que otro viaje de placer y de completar interminables kilómetros de entrenamiento, este murciano, a sus 31 años, espera cerrar en unas semanas su acuerdo con MoviStar y retomar viejas aspiraciones deportivas, resaltando el Mundial de Ciclismo en Ruta, a celebrarse en la ciudad holandesa de Valkenburg, y el Tour de Francia. Alejandro Valverde, doble subcampeón del mundo y campeón de España en carretera, ganador de Vuelta a España, de etapas en el Tour de Francia y de clásicas (Lieja-Bastogne-Lieja, Flecha Valona y San Sebastián), está de vuelta, ultima su regreso, con más fuerza y ganas que nunca, dejando en el pasado esa sanción decretada por el TAS. Valverde ya sólo mira al futuro, a un horizonte donde está el Mundial de Ciclismo y el Tour de Francia.

A poco más de dos meses para regresar a la competición, ¿Valverde vuelve con más ilusión que cuando debutó como ciclista?
Hombre, con más ilusión es difícil porque cuando empecé tenía muchísima ilusión, pero si es verdad que vuelvo con una ilusión tremenda y con muchas ganas de bicicleta y de hacerlo bien en la carretera.

Durante esta sanción, con menos viajes, concentraciones y competiciones, ¿qué otras cosas ha descubierto Valverde que antes no hacía o no conocía?
Sobretodo he podido disfrutar mucho más de la familia y tener un verano prácticamente que antes no tenía y no podía disfrutar entre carreras y entrenamientos. Este año, aunque he seguido entrenando, sí he podido disfrutar de playa y de otras muchas más cosas que antes no podía hacer por falta de tiempo como hacer algún viaje.

Hombre, con más ilusión es difícil porque cuando empecé tenía muchísima ilusión, pero si es verdad que vuelvo con una ilusión tremenda y con muchas ganas de bicicleta y de hacerlo bien en la carretera.

¿Qué le ha dolido más, estar sancionado o saber que la sanción era sin haber dado positivo?
Hombre, yo creo que ambas cosas. En sí está claro que te privan de tu trabajo, de tu deporte, de lo que te hace disfrutar. Y también un poco lo otro, porque siempre he defendido que soy inocente y lo mantengo. He tenido que cumplir la sanción que dijo el TAS. Se ha cumplido y ya está.

Se dice que los deportistas alcanzan sus mejores años en la cercanía de los 30 años, y justamente usted ha tenido esta sanción, ¿puede decirse que le han quitado los mejores años de ciclismo, máxime cuando venía de hacer sexto y octavo en el Tour de Francia y de ganar una Vuelta a España?
Bien es verdad que llegó en un momento clave para mí y para mi carrera. Estaba haciéndome o estaba casi hecho como ciclista. Yo he notado que estos dos años que he estado parado que son años que he perdido, que no he disfrutado de victorias y de un Alejandro Valverde ganador y luchador. No he podido demostrarlo, me he tenido que quedar en casa, entrenar y ver el ciclismo desde fuera. Espero que estos dos años también me sirvan para volver renovado y con fuerza.

Durante los meses anteriores a la sanción o en este año y medio de penitencia, ¿Valverde pensó en colgar la bicicleta?
No, la verdad es que no ha habido ese momento de debilidad. No lo ha habido. A lo mejor, lo he tenido, pero como le sucede a la gente que está corriendo, que alguna vez ha tenido algún problema y se le ha pasado por la cabeza decir: ‘no quiero más bicicleta’. Pero eso es un día, luego ya sigues porque estás enamorado de este deporte.

Es decir, que si sus hijos le dicen que quieren ser ciclistas, ¿ningún problema?
Yo encantado. Si mis hijos quieren ser ciclistas, perfecto, pero sólo si ellos quieren de verdad. De momento, ya van andando en bicicleta.

Esta temporada que usted ha visto desde fuera, ¿le ha sorprendido algo en concreto tanto en Giro, Tour y Vuelta?
No, no me ha sorprendido nada. Evans tiene mucha clase y lo ha demostrado en otras muchas ocasiones. Ganó el Tour de forma merecida, pues fue el más fuerte y sobre todo el más regular. Cobo sorprende entre comillas porque ya había demostrado que podía hacer grandes cosas y cuanto tiene la cabeza en su sitio, ha ganado, porque es un gran ciclista y lo está demostrando. En esta Vuelta a España, ha demostrado que ha sido el mejor, ha sido un Cobo ganador. Para mí, la revelación de la temporada ha sido Froom. Estuvo a punto de ganar la Vuelta y eso que estuvo trabajando para Wiggins. Estaba muy fuerte y era más fuerte que Wiggins, pero tuvo que tirar de él, si no lo llega a tener que hacer, pues quizá hubiera podido ganar la Vuelta.

No, la verdad es que no ha habido ese momento de debilidad. No lo ha habido. A lo mejor, lo he tenido, pero como le sucede a la gente que está corriendo, que alguna vez ha tenido algún problema y se le ha pasado por la cabeza decir: ‘no quiero más bicicleta’. Pero eso es un día, luego ya sigues porque estás enamorado de este deporte.

Hablando del futuro más próximo, ¿damos por hecho que firmará por MoviStar?
No, no hay que dar nada hecho todavía. Pero si es verdad que entre ambas partes hay buen feeling. No es una cosa que esté hecha, pero si es verdad que todo está muy avanzado.

Siempre será mejor volver a casa que vivir una aventura en otro equipo, porque ofertas habrá tenido sobre su mesa…
Sí, claro que ha habido ofertas de otros equipos, eso es cierto. Pero yo en otras ocasiones, he dicho que hay que estar agradecido al equipo anterior, se han portado muy bien conmigo, yo he estado muy a gusto con ellos y creo que hay que ser agradecidos.

¿Qué calendario tiene en mente para esta próxima temporada? ¿Sabe ya qué grande hará?
Bueno, todavía no he decidido cuál va a ser el calendario, primero vamos a cerrar el equipo y una vez que se decida el equipo, ya iremos, poco a poco, planteando el calendario. También dependerá de cómo yo me encuentre de forma. Quieras o no he estado un año y medio sin competir, aunque si es verdad que las sensaciones son bastante buenas. Pero cuando empiezas a competir, todo es diferente. Las cosas no son como en los entrenamientos. En mi cabeza, en un principio, si estar el hacer el calendario que hacía antes de dejar de correr, con Dauphinè o Niza, ya veremos, y luego el Tour de Francia. Bien es verdad que luego me gustaría estar en las Olimpiadas y cerrar temporada con el Mundial de ciclismo.

Lo que, seguramente, sí sabrá es qué carreras le gustaría ganar o estar, al menos, cerca de conseguirlas…
Bueno… tengo en mente dos, y que son complicadas. Son muy difíciles de ganar, pero las tengo en mente. Una es el Mundial de ciclismo y otra es el Tour de Francia. Son las dos que tengo en mente. El Mundial, pues, bueno, siempre he estado muy cerca -tiene dos medallas de plata y una de bronce- y sé que lo puedo conseguir, aunque no es nada fácil. Y el Tour, por unas cosas u otras, sólo he podido terminarlo dos veces, ambas, eso sí, entre los diez primeros -terminó en sexto y octavo lugar-. Está lejos, pero puedo luchar por ello.

El Mundial, pues, bueno, siempre he estado muy cerca -tiene dos medallas de plata y una de bronce- y sé que lo puedo conseguir, aunque no es nada fácil. Y el Tour, por unas cosas u otras, sólo he podido terminarlo dos veces, ambas, eso sí, entre los diez primeros -terminó en sexto y octavo lugar-. Está lejos, pero puedo luchar por ello.

Por cierto, ¿qué le parece el Tour de Francia que se ha confeccionado, con más crono y menos montaña?
Sí, he visto. Creo que es un poco raro, bueno no raro, sino que lo veo con excesivos kilómetros de crono y poca montaña. Yo hubiera preferido un poco más de montaña y menos crono, porque me iría mejor a mis posibilidades. Yo creo que es un Tour de Francia para Wiggins o el propio Evans. Son a los que mejor se adapta el recorrido. Para Contador, también, porque es un todoterreno, pero Wiggins y Evans, lo pueden hacer muy bien con los kilómetros de crono que tiene este Tour de Francia.

Otra noticia buena para usted ha sido que podrá participar en los Juegos Olímpicos de Londres, tras anularse recientemente la ley Osaka (prohibía participar en unas olimpiadas a aquellos que hubieran sido sancionados con más de seis meses por dopaje).
Sí, claro es una gran noticia el saber que puedo estar en unos Juegos Olímpicos, de poder representar a tu país en lo más alto. Y eso me hace mucha ilusión.

Los futbolistas, por ejemplo, dicen que si no juegan partidos oficiales, les falta ese toque de competición que no hay en los entrenamientos. En ciclismo, sucede algo similar con eso que se llama ‘golpe de pedal’, ¿le preocupa? ¿Ha encontrado cómo solucionar esa falta de competición durante este tiempo?
Es un tema difícil, porque entrenando te puedes apretar, machacar, pero nunca va a ser como en carrera y con tantos kilómetros, porque en carrera, te aprietan mucho más. Pero también es verdad que he entrenado muy bien, he hecho bastantes kilómetros, pues habré hecho unos 10.000 kilómetros, que son bastantes para entrenar. El nivel de esfuerzo seguro que no ha sido el mismo que cuando corres, pero he intentado simular carreras, hacer entrenamientos duros. Sé que lo notaré cuando vuelva, pero espero que sea el mínimo tiempo posible.

Normalmente, los ciclistas, en función de cómo les ha ido la temporada, suele repetir en cuanto a la preparación, pero usted no tiene ahora esa referencia, ¿cómo manejará estos tiempos? ¿Qué hará para subsanar este contratiempo?
Hombre, hay que hacer entrenamientos de mucha intensidad, pues anteriormente las competiciones, prácticamente, te ponían en forma. Antes no había que entrenar tanto. Ahora, he tenido que entrenar bastante más y con mucha intensidad y fuerza. Antes, siempre, descansaba en octubre y ahora he desconectado en septiembre para empezar a entrenar antes, para que cuando vuelva a competir, lleve unos cuantos kilómetros más en las piernas de lo que llevaba antiguamente.

La gente del pelotón me va a recibir bien; cuando lo dejé, todo el mundo me apoyó. Me han llamado e intento llevarme bien con todos los compañeros. Y con la gente, pues como siempre, habrá gente a la que no le guste y habrá gente a la que seguiré gustando como antes y que me apoyarán.

En este retorno a la competición, ¿le preocupa algo, qué le miren con lupa, qué hagan algún comentario?
No, yo creo que no. La gente estará, eso sí, a la expectativa, esperando a ver qué Valverde vuelve, a ver cómo está, cómo se encuentra y bueno, yo también. Yo también tengo esa incertidumbre de ver cómo me encuentro en carrera. La gente del pelotón me va a recibir bien; cuando lo dejé, todo el mundo me apoyó. Me han llamado e intento llevarme bien con todos los compañeros. Y con la gente, pues como siempre, habrá gente a la que no le guste y habrá gente a la que seguiré gustando como antes y que me apoyarán.

Y después de todo esto que ha pasado, ¿sigue creyendo en el ciclismo? ¿Le sigue gustando más o menos?
A mí me sigue gustando el ciclismo y creo que a quien le gusta el ciclismo, le sigue gustando pase lo que le pase. Hombre, no sé. Me sigue gustando igual. Siempre ha habido muchos escándalos y últimamente parece que la cosa está más tranquila y ojala siga así cuando yo vuelva. Y que todos disfrutemos del ciclismo, que es un deporte súper bonito y que la afición disfrute de nosotros, que en España hay muy buena afición.

Entrevista publicada en Diario Siglo XXI y en Website de Alejandro Valverde.

read more
Entrevistas

Víctor Claver: “En este Europeo, no hay otra selección tan buena como España”

no thumb

Víctor Claver (Valencia, 1988) se muestra tan cauto como ambicioso de cara a la conquista del Europeo de Lituania. Trasmite sosiego porque es consciente que este campeonato contará con los mejores jugadores del continente que habitan en la NBA y porque se reparten plazas para estar en los Juegos Olímpicos de Londres; pero, su gen competitivo despierta su afán por revivir esas sensaciones experimentadas durante el Europeo de Polonia (2009), donde España, con Claver como testigo, se hizo con el primer oro de toda su historia.

Recién concluido el amistoso contra Lituania en el Madrid Arena, el jugador valenciano, de 23 años, concede una entrevista a Diario Siglo XXI, en la que muestra su satisfacción por la confianza que el cuerpo técnico le está otorgando -aunque aún queda un descarte por conocerse- por la buena evolución táctica y físicamente del equipo y las victorias aplastantes ante selecciones de la entidad de Francia y Lituania. Y aunque sólo son amistosos, Claver asegura que hay pocos equipos con un bloque tan fuerte como España, y en concreto cuando se juega en las cercanías del aro.

¿Cómo va transcurriendo esta concentración?
Bien, estamos aún en una primera fase y esperamos ir mejorando estos próximos días donde jugaremos más partidos de forma consecutiva. Tácticamente van saliendo las cosas que nos pide el entrenador y siempre tratamos de defender con mucha intensidad porque seguramente será una de las claves del Europeo; y en ataque, buscamos ir afinando los movimientos, ir mejorando en el tiro y buscar siempre que se pueda transiciones rápidas.

¿Cómo van valorando internamente estos amistosos?
Estamos satisfechos. Se está realizando un buen trabajo, estamos cumpliendo con los plazos que quiere el cuerpo técnico, estamos creciendo a nivel físico y tácticamente las cosas van saliendo cada vez mejor.

¿Cómo han visto a Lituania? ¿Esperaban más dificultades?
Son un equipo lleno de talento y con gente grande por dentro. No queremos confiarnos del resultado, ya que hace dos años ganamos aquí con bastante diferencia y allá en Lituania nos vencieron por un gran resultado. O cuando hicimos una gran preparación para el Europeo de Polonia y luego no comenzamos muy bien.

¿Se sienten como máximos favoritos al oro?
Sí, está claro que somos favoritos porque somos los campeones, pero hay un grupo de selecciones como Lituania, Francia, Serbia, Turquía… que por plantilla y resultados obtenidos en los últimos campeonatos también se merecen esta etiqueta. No creo que seamos los únicos favoritos al oro, pero tampoco creo que haya una selección tan buena como esta España.

A su entender y en comparación a otras selecciones, ¿dónde es España más fuerte que el resto de adversarios?
Creo que nuestro juego interior va a ser de los mejores. Tenemos gente muy grande y con mucha calidad en la zona y tenemos que aprovecharlo al máximo. Ahí tenemos que sacar ventaja respecto al resto de equipos.

Usted ya ganó el oro de Polonia y ahora espera estar en Lituania, ¿qué le está pidiendo Scariolo durante esta concentración?
Estoy ocupando las zonas de ‘4’ y siempre tratando de abrir espacios para que los compañeros tengan opciones de tiro más cómodas. Estoy haciendo lo que se me pide lo mejor posible, siempre intentando ayudar y aprovechar así los minutos con los que cuenta para tratar de ganarme la confianza del cuerpo técnico.

¿Son conscientes que estos buenos resultados ante selecciones como Francia y Lituania impulsan ese pensamiento entre los aficionados que el oro es casi seguro?
Hay que ser cautos. No hay que mirar mucho estas diferencias de puntos, puesto que son simples amistosos, aunque a todos nos gusta ganar, a nosotros y a ellos. Lo que sí espero es que si no sucede nada extraño, tendremos muchas opciones de ganar el oro, ese es nuestro objetivo, todos tenemos mucha ilusión de conseguirlo y creo que tenemos un muy buen bloque para revalidad el título.

La presencia de jugadores europeos de NBA y la recompensa de estar en los Juegos Olímpicos de Londres, ¿hará más difícil todo?
Sí, eso es seguro. Va a ser un Europeo de mucho nivel y se dará mucha importancia a quien lo gane. Van a venir grandes jugadores y todas las selecciones van a querer clasificarse para los Juegos, es una experiencia que todos los deportistas queremos vivir.

Entrevista publicada en Diario Siglo XXI. 

read more
Entrevistas

Carlos Moyà: “No echo de menos el tenis, lo disfruto de otra manera”

carlos-moya-tenis

Su amigo Rafa Nadal acaba de caer en la final del Masters Series de Madrid. “Son cosas del deporte. Djokovic ha estado en campeón. No se puede decir nada más”, reflexiona Carlos Moyà (Palma de Mallorca, 1976). Para él, esta final tampoco ha sido una más. Este torneo ha supuesto su estreno como coordinador entre jugadores y dirección. “Ha sido una nueva experiencia y me he sentido muy cómodo”, reconoce. Este debut detrás de las pistas se ha realizado seis meses después de su retirada como jugador profesional. “Fue una gran época”, apunta. No es para menos. Moyá ganó un Roland Garros (1998), una Copa Davis (2004) y alcanzó el número 1 del ranking ATP (1999).

Carlos Moyà nació tenísticamente con un “hasta luego, Lucas” y, tras quince temporadas en la elite, se despidió con otro “hasta luego, Lucas”. Su primera peculiar despedida, o presentación en sociedad, se realizó en Melbourne, después de proclamarse subcampeón del Abierto de Australia (1997) tras caer ante Pete Sampras. La segunda vez que se escuchó su mítica frase fue durante la rueda de prensa que ofreció en Madrid con motivo del anuncio de su retirada del tenis. Entre ambos momentos, Moyá consiguió veinte títulos ATP, cuyo mayor éxito fue en París, en el Roland Garros de 1998; disputó 894 encuentros oficiales (balance de 575 victorias y 319 derrotas); formó parte del equipo español que se alzó con la Copa Davis de Sevilla y con Estados Unidos como adversario; se proclamó subcampeón del Abierto de Australia y de una Copa de Maestros; y alcanzó el número 1 del ranking de la ATP en 1999, siendo el primer español en escribir su nombre en el primer puesto de esta prestigiosa clasificación.

Después de estrenar paternidad, Carlos Moyà decidió guardar las raquetas a mediados de noviembre de 2010. Las lesiones y la edad pasaron factura, permitiéndole estrenar una nueva faceta dentro del mundo del tenis, al otro lado de la red. Ahora, Moyà ejerce desde los despachos y su primera aventura sucedió en la recién finalizada décima edición del Masters Series de Tenis de Madrid, donde el balear actúo como interlocutor entre dirección del torneo y jugadores. Escasas horas después de concluir esta experiencia, Moyá compartió con Diario Siglo XXI (y www.rafaelmerino.com) sus primeras impresiones sobre este campeonato, en el que debutó en los despachos.

¿Qué valoración hace de la décima edición del Masters Series de Madrid?
Para mí, creo que ha sido un éxito, tanto en organización como en lo deportivo. La asistencia ha sido muy buena durante todos los días y pocos torneos pueden presumir de contar con estas infraestructuras y con los tres mejores jugadores del mundo en semifinales. Y además hemos contado con una gran final. Se ha visto un buen espectáculo. No podemos pedir más.

Quizá que hubiera ganado Nadal, ¿no?
(Sonríe)… Bueno… sí, pero estas cosas suceden en el deporte. Enfrente estaba un gran Djokovic, que ha completado una gran semana de tenis, jugando siempre a un gran nivel. Su temporada está siendo de diez. No se puede decir nada más. Ha merecido ganar el torneo, aunque está claro que nos hubiera gustado ver ganar a Nadal. No ganó porque además no tuvo su día. Y esto es clave para que Nadal no gane, como se ha visto en la final con Djokovic.

¿Romperá Djokovic con ese binomio establecido entre Nadal y Federer?
Bueno… está claro que va a contar mucho a partir de ahora. Djokovic está jugando un gran tenis, está más centrado y creciendo como jugador. Será otro enemigo más de Nadal en los torneos que vienen y también lo será en la lucha por ser número 1. Luego están Murray y Del Potro, pero éstos deben dar un paso adelante. Y nunca debemos descartar a Federer, es un jugador de gran clase y experiencia y nunca se va a rendir.

Aparte de Nadal, ¿cómo ve de salud al tenis español? En este torneo, salvo Ferrer, nadie más ha llegado a las fases finales…
Creo que tenemos muy buenos jugadores. Tenemos a Ferrer, a Feliciano que hizo un enorme partido contra Federer, a Almagro, a Verdasco… El problema es que estamos mal acostumbrados y en cuanto no se gana… Ferrer, por ejemplo, está haciendo una gran temporada sobre tierra. Tenemos muy buenos tenistas y cada vez jugamos mejor sobre cualquier superficie.

Por cierto, ¿cómo ve Carlos Moyà eso de jugar sobre arcilla de color azul?
Bueno… es una innovación y durante estos días todos hemos podido probarla. Yo no he notado nada diferente en la forma de jugar ni en el bote de la pelota. Veremos cómo evoluciona todo…

¿Se ha sentido cómodo en su nueva faceta de coordinador entre dirección de torneo y jugadores?
Sí, me ha gustado bastante y me he sentido muy cómodo con este trabajo. Para mí ha sido una experiencia nueva, porque he estado haciendo cosas diferentes a las que había realizado antes en el tenis. Estos cargos te permiten ver este deporte de otra manera diferente a como lo había visto antes. Han sido unos días de aprender muchas cosas. Han sido días muy positivos.

Entonces, sobra decir que echa de menos el tenis en activo…
Así es. No lo echo de menos, porque si lo echara de menos, no podría estar ni trabajando como enlace entre dirección y jugadores. Ahora, disfruto del tenis de otra manera a como lo hacía antes.

Durante esta semana, usted ha sido homenajeado por la Federación de Tenis de Madrid (FTM), ¿cómo lleva estos temas de reconocimientos tan continuos? ¿Se llega a cansar?
Siempre es bonito que la gente se acuerde de ti. Es emocionante que reconozcan tu trabajo cuando ya han pasado unos cuantos meses desde mi retirada. Siento que la gente me quiere. La verdad es que estoy encantado de recibir estos homenajes, y más cuando se trata de la FTM, que siempre me ha tratado muy bien.

Para finalizar, y repasando su trayectoria profesional, ¿con qué momento se queda?
No podría escoger porque he vivido momentos muy bonitos. Ha sido una gran época. Me quedaría con mis cinco temporadas seguidas entre los diez mejores tenistas del momento, con la Copa Davis de Sevilla, con el triunfo de Roland Garros y, lógicamente, con aquella final de Australia contra Sampras.

read more
Entrevistas

Felipe Reyes: “Queremos ganar todo, pero la Euroliga sería maravilloso”

Felipe Reyes

Felipe Reyes (Córdoba, 1980) no exterioriza su satisfacción de ser considerado como MVP de la cuarta jornada de ACB. “Estoy contento porque he ayudado al equipo a ganar”, se explica después de erigirse en salvador de su club, después de convertir 17 puntos, capturar 13 rebotes, dar 6 asistencias y obtener un 34 de valoración en 31 minutos de juego. El mejor de la ACB y el mejor del Real Madrid ante el Power Electronics Valencia.

El capitán blanco, con su voz pausada, toda vez superado el susto, hace balance, en las entrañas de la Caja Mágica, de este comienzo de curso y de su decimosegundo MVP de la jornada. De momento, el Real Madrid encabeza la clasificación en Liga y apunta a recuperarse en Euroliga, este próximo jueves, contra Unicaja.

¿Cómo se explica que con el marcador tan a favor se haya sufrido?
Hemos sufrido un bajón importante, nos hemos relajado demasiado. Nos hemos bloqueado. No nos salían las cosas en ataque y en defensa nos hemos vuelto más blandos. Pero lo importante es que hemos sabido reaccionar y sacar adelante un partido que se había puesto muy complicado.

Ha sido una situación semejante a la vivida ante Olympiacos, pero con otro final, ¿hay preocupación por estos relajamientos?
No hay preocupación en el vestuario. No tiene nada que ver un partido con otro, aunque sí es verdad que llevamos dos partidos donde han existido momentos de excesiva relajación, y esto no puede suceder en baloncesto de alto nivel y más cuando juegas ante los rivales que estamos jugando. Lo importante de todo esto es que hoy sí lo hemos solucionado.

Este bloqueo, al menos, ha servido para que la afición se enganchara al encuentro, pues ganando de 15 no cree qué había excesiva calma en las gradas.
Sí, es verdad que la afición se ha metido más en el partido. Se pensaba que quizá iba a ser un partido fácil por cómo se estaba desarrollando, pero en ACB no hay encuentros sencillos y sobre todo cuando enfrente está un buen equipo como el Valencia. Es verdad que cuando ellos se han puesto por delante en el marcador, el público se ha animado y eso nos ha ayudado a que nosotros volviésemos a entrar en el partido.

Pero determinante han sido sus números, vaya encuentro que ha firmado hoy ante el Valencia.
La verdad es que me he sentido muy bien, estoy contento por el partido porque he visto que era mi día, pero sobretodo porque he ayudado al equipo a ganar un encuentro que se había puesto difícil.

Cuatro partidos y cuatro victorias, buenos momentos de baloncesto más que bajones… ¿se puede decir que están contentos con este arranque de ACB?
Estamos en una competición muy dura y en la que el nivel de exigencia física es muy alto. Para nosotros es muy importante comenzar así de bien porque queremos estar en la parte alta de la clasificación desde el principio. Ante el Valencia, por ejemplo, hemos tenido dos cuartos y medio muy buenos. Pero hay que seguir trabajando, mejorando los aspectos mentales para evitar que haya estos bajones. A día de hoy se puede decir que estamos en el camino correcto.

Pero aún parece que no están muy compenetrados en determinados momentos, que hay cosas que pulir.
Sí, claro aún tenemos que trabajar duro. Somos un equipo joven, donde los fichajes se están adaptando, pero el hecho de contar con más españoles nos va a ayudar a hacer más unión en el vestuario.

Hablando de fichajes, ¿qué pueden aportar los nuevos refuerzos?
Suárez, que estamos muy contentos por el trabajo que está haciendo, nos va a ayudar en el tiro exterior, en el rebote, en defensa; Sergio, cuando se acabe de adaptar al club y al equipo, nos va a dar velocidad y alegría al juego; Tucker es un tirador nato como ha demostrado ante el Valencia; y Fisher nos tiene que ayudar a intimidar en la zona y coger más rebotes.

Por cierto, aparte de Barcelona y Caja Laboral, ¿a qué otros rivales ve en el camino hacia el título?
Unicaja, Bilbao, Valencia, Sevilla y algún equipo sorpresa. Me quedo con estos.

Y este jueves, contra Unicaja en Euroliga, el debut europeo de la Caja Mágica. ¿Después de los resultados ante Barça y Olympiacos, juegan con más presión que de costumbre?
Bueno, aquí siempre hay presión, estamos en el Real Madrid. Aparte de esto no hay más responsabilidad que de costumbre. No estamos más presionados tras caer en Atenas. Si jugamos como sabemos, seguro que las cosas saldrán muy bien. Lo que sí hay es respeto a Unicaja porque se han reforzado bien y saben que ganar fuera es muy importante en la clasificación.

¿Haría más ilusión ganar la Euroliga que la ACB o la Copa?
Yo me quedo con los tres títulos, eso sería una temporada muy perfecta. Debemos luchar por todos los títulos, eso que quede claro. Y, bueno, por el tiempo que hace que el Real Madrid no gana una Euroliga, pues está claro que sería maravilloso ganarla. Además, yo tampoco he ganado este trofeo.

¿Y de la NBA, que arranca ya, se ha olvidado de probar esa experiencia?
Nada, ya nada. Totalmente olvidada. Estoy muy contento aquí en Madrid, muy feliz y espero jugar aquí muchos más años.

Entrevista publicada en Diario Siglo XXI.

read more
1 6 7 8
Página 8de8