Cerrar

Reportajes

Reportajes

Atlético de Madrid: especialistas en compraventa de delanteros

Griezmann

Especializados en exportar delanteros. El Atlético de Madrid encumbra a sus goleadores, disfruta y celebran sus goles, para después venderlos y obtener unos notables réditos económicos. El último caso se encuentra en Griezmann. Con la venta del delantero francés (a petición suya), el club rojiblanco ingresará 120 millones de euros (20 de los cuales irán a las arcas de la Real Sociedad). La misma historia sucedió con Fernando Torres, ‘Kun’ Agüero, Falcao, Diego Costa, Jackson Martínez, Raúl Jiménez y Borja Bastón.

read more
NoticiasReportajes

Allison y Lloris, dos porteros de Champions League para una final entre Liverpool y Tottenham

Muy posiblemente, ni Allison ni Lloris acaparen los focos de los fotógrafos y cámaras, máxime si atendemos a los capítulos históricos de las finales. Seguramente en ninguno de ellos recaerá el honor de protagonizar la jugada o ese gol que sea recordado en tiempos venideros. Los porteros siempre se mueven en la sombra. Sus aciertos carecen de relevancia mediática en comparación a cualquier otro compañero; sus errores, por el contrario, resultan críticos. Su presencia en la final de la Champions League, entre Liverpool y Tottenham, a buen seguro que resultará clave para el devenir de sus equipos. Ambos porteros reclaman su cuota de protagonismo en la cita del fútbol inglés en Madrid.

read more
Reportajes

Mauricio Pochettino, un entrenador de cantera en el Tottenham

pochettino-tottenham

De muy tarde en tarde, el fútbol permite describir algún episodio con aroma romántico. En tiempos donde el dinero acapara todas las decisiones de presidentes, directores deportivos y entrenadores, hay un resquicio para un guiño al fútbol de antes, a ese fútbol basado en la confianza de la cantera y no en el poderío de los millones de euros. El Tottenham es el ejemplo contemporáneo. El conjunto de Londres disputará la final de la Champions League habiendo planificado su temporada carente de grandes desembolsos y manteniéndose fieles a los dotes futbolísticos de sus jóvenes. Todo un hito en este fútbol cubierto por la influencia monetaria. Y el artífice no es otro que Mauricio Pochettino.

read more
Reportajes

Laso y Perasovic, entrenadores y jugadores ganadores de una Copa del Rey

pablo-laso-realmadrid-copa-del-rey

Ser campeón de la Copa del Rey de baloncesto como jugador y, posteriormente, como entrenador está reservado a una élite reducida. Un grupo selecto de sólo cuatro personas, y dos de ellas estarán presentes en la 83ª edición de un torneo que regresa a Madrid después de siete temporadas de ausencia. Pablo Laso y Velimir Perasovic, actualmente en los banquillos de Real Madrid y Baskonia, respectivamente, son, junto a Clifford Luyk y Lolo Sainz, los únicos que han conquistado el trofeo como jugador y entrenador.

read more
Reportajes

Daryl Impey y André Greipel, los ciclistas de los cinco continentes

andre-greipel

Daryl Impey y André Greipel son dos ciclistas históricos. Ambos han registrado una plusmarca nunca escrita en el ciclismo. No han necesitado de ganar un Tour de Francia. Ni tampoco un Giro de Italia o una Vuelta a España. Ni siquiera han subido al podio al término de una gran vuelta por etapas. Ni mucho menos cuentan en su palmarés con carreras de excesivo prestigio. Pero ambos ciclistas ocupan un lugar en la historia del ciclismo. Daryl Impey (Johannesburgo, Sudáfrica; 1984) y André Greipel (Rostock, Alemania; 1982) son los únicos ciclistas profesionales que han obtenido al menos una victoria en pruebas ciclistas del calendario UCI en los cinco continentes. La clave de entrar en la Historia está en África.

read more
Reportajes

Sergio Llull: mejor rey de Europa que vasallo en la NBA

sergio-llull-realmadrid

“Me siento orgulloso de jugar aquí, en el club del que soy desde pequeño. Sigo viviendo un sueño y seguiré dando el máximo por esta camiseta”, reitera Sergio Llull cada vez que es preguntado acerca de si se marchará algún día a la NBA. Se trata de un caso extraño cuando curso tras curso los mejores jugadores de Europa emigran a Estados Unidos. El base y escolta del Real Madrid prefiere continuar jugando y ganado con el club de sus amores. De momento, Llull cuenta con contrato hasta 2021 y quizá acabe engrosado esa lista de grandes talentos del baloncesto europeo que cerraron la puerta a cualquier aventura NBA.<!–more–>

Eran otros tiempos. No hace muchas décadas, la NBA ni siquiera oteaba qué talentos había más allá de sus fronteras. Tampoco se ofrecían contratos tan millonarios como los actuales. Y mucho menos había opciones de hacerse con minutos sobre el parqué. Ser europeo y jugar en la NBA era más o menos una quimera. Pero había sus excepciones. Algunos se aventuraban a desafiar cualquier lógica deportiva y otros sencillamente declinaban amablemente cruzar el Atlántico para enrolarse en el sueño de cualquier jugador de baloncesto. Y hay casos recientes de referentes europeos que optaron por la misma decisión de Llull.

Schmidt, Bodiroga, Papaloukas: no a la NBA

“En 1984, los New Jersey Nets me draftearon en la sexta ronda; el número 144. Esto fue tras los Juegos de Los Ángeles. Me dije: ‘iré allí y les enseñaré lo que van a perder’. Entrené una semana y jugué cinco partidos, dos ante Charles Barkley. Le dije al entrenador: ‘Gracias por draftearme. Anotaré un punto por cada minuto que juegue’. Él pensaría: ‘¿Pero ¿quién es este tío?’ Y anoté 25 puntos en 25 minutos. Me ofrecieron un contrato garantizado y les dije: ‘Gracias, pero si juego aquí un partido no podré volver a jugar con mi equipo nacional’. Esa era la normativa por si la gente no lo sabía”. Y Óscar Schmidt nunca jugó en la NBA. El amor a su país, Brasil, tuvo un mayor peso.

Jugar (tener minutos), tener protagonismo y ganar títulos fueron las tres razones que esgrimió Dejan Bodiroga para mantenerse en Europa. El serbio dominó el baloncesto europeo con sus 3 títulos continentales, 2 oros mundiales y una planta olímpica. Ni Houston ni Toronto consiguieron hacerle cambiar de opinión. Lo mismo puede decirse de Papaloukas. El griego estudió varias ofertas (muchas de ellas acompañadas de un buen contrato), pero nunca cambió los focos de Europa por el anonimato americano. “Me gustaría ir, pero para jugar al máximo nivel, no para estar en un equipo que pierda 50 partidos”. Se quedó en Europa y se marchó tras dominar el baloncesto. Su compatriota Diamantidis (otro con un gran currículum: tres veces campeón de Europa y una de selecciones y dos veces MVP de la Final Four) tampoco se aventuró a explorar otros mundos.

Y en esta lista podrían incluirse otros jugadores de un talento sobresaliente. Belov nunca tuvo el beneplácito del gobierno comunista de la URSS para irse a Estados Unidos; Dino Meneghin rechazó las invitaciones de los Knicks para probarse en la NBA; Cosic, Dalipagic (ambos se mantuvieron fieles a las directrices yugoslavas); Gallis (sin sintonía con los Celtics); o Fran Vázquez (elegido en el puesto 11 del draft por Orlando Magic) tampoco tuvieron mayores deseos de desarrollar sus carreras en Estados Unidos. Casos que hacen que la decisión de Llull suene menos extraña. Hay que recordar que Houston pagó una cantidad desorbitada a Denver, el equipo que le escogió en el draft de 2009 (posición 34), para hacerse con sus derechos (2.25 millones de dólares; nunca se había pagado tanto por los derechos de una segunda ronda) y que estaría dispuesto a ofrecerle un más que buen contrato a Llull.

Pero no todo es dinero. Llull actualmente es el referente del Real Madrid. Juega y se divierte sobre el parqué; es adorado por los aficionados que corean su nombre un partido sí y otro, también; recibe el cariño y cuidado de todos los estamentos del club, especialmente tras su grave percance; y, como apunta Nando de Colo, juega en un equipo, el Real Madrid que lucha por todos los títulos temporada tras temporada, algo que es importante para un jugador.  Ya saben: O ser Rey en Europa o vasallo en la NBA.

 

read more
Reportajes

La añoranza por el Torneo de Navidad del Real Madrid

torneo-navidad-real-madrid

El negocio por encima de los sentimientos. El dinero generado de una competición por encima del peso histórico de un torneo amistoso. Consecuencias del mercantilismo al que se ha sumergido el deporte. El baloncesto no es una excepción; y en estas fechas se echa en falta el Torneo de Navidad que organizaba el Real Madrid, siendo una idea originaria de Saporta. En 2004 debido a esa vorágine de competiciones modernas se cerró una historia de 40 años. Se acabó así con un torneo que supuso el escaparate para el mejor baloncesto del momento (la FIBA lo denominó “mejor torneo amistoso del mundo”) y que congregó a varias generaciones de talentosos jugadores. Los mejores equipos y selecciones deseaban ser invitados por el Real Madrid.<!–more–>

En el Palacio de Vistalegre -escenario de un exilio forzado del Real Madrid al desaparecer el Pabellón Raimundo Saporta y no estar disponible el Palacio de los Deportes- y con el desconocido Telemar de Río de Janeiro (85-69), campeón invicto de entonces de la Liga Carioca, como adversario, se echó el cierre al Torneo de Navidad. Fue un encuentro que simbolizó fielmente el debilitamiento progresivo de un encuentro señalado en el calendario navideño. Hubo idea de reubicarlo, pero el mercantilismo se encargó de soterrar de inmediato cualquier otro proyecto. Bien es cierto que, por aquellas fechas, la sección de baloncesto del Real Madrid deambulaba por las canchas. No era el Real Madrid de hoy en día con Laso al frente de un equipo campeón.

Luyk, Sabonis, Kukoc…

Para el recuerdo, para los clásicos del baloncesto, quedarán grabados episodios mágicos contra clubes, universidades estadounidenses y selecciones como Indiana, North Carolina, Australia, Rusia (antigua URSS), Yugoslavia, Limoges, Yugoplastika, Cibona, Benetton de Treviso, Scavolini, Panathinaikos, Partizán o CSKA de Moscú, entre otros muchos que ansiaban ser invitados. Jugar en Madrid dada cierto prestigio. Porque no sólo era cuestión de jugar y deleitar a los aficionados, sino que también era un modo de dar a difundir el baloncesto e intercambiar conocimientos entre todos los profesionales. Y porque se disfrutó, a lo largo de todas las ediciones, del talento de jugadores de tanto prestigio como Sergei Belov, Drazen Petrovic, Bobby Jones, Bob McAdoo, Sabonis, Radja, Corbalán, Brabender, Emiliano Rodríguez, Fernando Martín, Clifford Luyk, Tachenko, Kukoc, Bertovitz, Delibasic, Gallis, Divac u Oscar Schmidt.

En enero de 1966 tuvo lugar la primera edición, bajo la denominación de Copa Intercontinental FIBA. El torneo tuvo una duración de cuatro días, con Ignis Varese, Corinthians y Jamaco Saints de Chicago como equipos invitados. Luego, el torneo giró a un torneo de liguilla hasta recuperar el formato de semifinales y final en 1997 y, finalmente, a un único encuentro con el cambio de siglo. Su formato de competición no fue lo único que se adaptó a los tiempos; el nombre del torneo también se adaptó para recordar, con todo merecimiento, a dos históricos del baloncesto del Real Madrid: Trofeo Raimundo Saporta y Memorial Fernando Martín.

Las reclamaciones sindicales de los jugadores de disponer de más días de vacaciones, unidas tiempo después a una exagerada ampliación de los calendarios, fue apolillando un torneo que no pudo resistir al mercantilismo. En 2004 echó oficialmente el cierre y para el recuerdo dejo clubes, selecciones, jugadores y partidos memorables, como aquel de 1971 que, según los expertos, fue considerado uno de los mejores encuentros del baloncesto moderno: un Real Madrid contra North Carolina entrenada por el mítico Dean y con Bob McAdoo (dos anillos con los Lakers) como jugador franquicia. La cita estaba aderezada con el elemento de ver por primera vez a un equipo estadounidense en España. Eran otros tiempos, tiempos en los que el negocio no estaba por encima de los sentimientos. Era el Torneo de Navidad del Real Madrid.

read more
Reportajes

Liverpool: dinero y tecnología alemana para asaltar la Premier League

Liverpool – Premier League

No hay otro campeonato con más historia y grandeza que la Premier League. Tampoco se entiende este torneo sin el acompañamiento de la historia y misticismo que desprende toda una institución como el Liverpool. Nada sería igual sin esa unión, sin esa música coral del You’ll Never Walk Alone. El fútbol es una religión en la ciudad de los Beatles; pero en Anfield están carentes del reinado futbolístico desde hace 22 años. Su último campeonato data de 1990, es decir dos años antes del nacimiento de la actual Premier League. Es más, en Liverpool sólo han festejado un trofeo, una Copa de la Liga, en los últimos doce años. Para remediar esta situación dos pilares: dinero y la sabiduría alemana de Klopp.

read more
Reportajes

Adidas contra Nike, la otra Copa del Mundo de Rusia 2018

alemania-adidas-campeon-del-mundo

Ni de selecciones ni de grandes futbolistas. El Mundial de Rusia no se circunscribe a un ámbito deportivo, sino que trasciende a otros terrenos como los comerciales. Esta cita mueve más que un balón, se mueve millones de euros y es donde entran en juego las grandes marcas deportivas. Nike y Adidas se reparten el patrocinio en más de la mitad de las selecciones. Sólo en ventas de camisetas (a una media de 90 euros) se estima que se moverán un negocio de 1.341 millones de euros, según un estudio de Bloomberg. Más dinero se agitará si alguna de sus selecciones patrocinadas consigue alzarse con la Copa del Mundo. Y Adidas conoce muy bien qué significa esto tras haber ganado ya 5 Mundiales.

Desde este sábado 30 de junio, dieciséis selecciones aspirarán a convertirse en un digno sucesor de Alemania, ya eliminada, algo nunca visto en la clausura de una primera fase. Además de España, en la fase de cruces estarán presentes: Uruguay, Portugal, Rusia, Francia, Argentina, Croacia, Dinamarca, Brasil, México, Suecia, Suiza, Japón, Colombia, Bélgica e Inglaterra. Es decir, Adidas contará con 8 selecciones (Argentina, España, Japón, Colombia, México, Bélgica, Rusia y Suecia) mientras que Nike, su principal competidor, contará con sólo 5 equipos (Brasil, Inglaterra, Portugal, Croacia y Francia). Las otras dos marcas representadas serán Puma (Suiza y Uruguay; y echando mucho de menos la ausencia de Italia) y Hummel (Dinamarca). Lotto, Reebok, Asics o Joma carecerán de representantes.

Para las marcas, ganar un campeonato de esta trascendencia es crucial. No sólo por cuestiones económicas; de prestigio, también. Vencer conlleva aumentar los ingresos en los meses posteriores, al ser reconocida por los seguidores como una marca ganadora. Ganar significa implantar unos desarrollos de negocio estratégicamente trazados en muchos más países. Hacerse la foto con la Copa del Mundo es una instantánea que significa que esa marca aumenta su prestigio respecto al resto de sus competidores. Y, cómo no, es el resultado más brillante a sus enormes desembolsos previos realizados en forma de patrocinios.

Adidas, marca con más Copas del Mundo

En este sentido, y desde que Adidas abriera camino como patrocinador mundialista en las camisetas allá por 1970 (en los jugadores fue mucho antes con unas botas diseñadas para Fritz Walter, estrella y capitán de la selección alemana, en el Mundial de 1954), muchas marcas tienen esta cita marcada en su calendario estratégico. El foco se centra en la dualidad entre Adidas y Nike, aunque cada vez más marcas buscan hacerse con su cuota mundialista. Aparte de las mencionadas, New Balance ha estado presente con las selecciones de Costa Rica y Panamá; Unisport, con Túnez; Errea, con Islandia; y Umbro con Serbia y Perú. Ahora, todas ellas ya sin opciones a esa foto mágica, y que Adidas tiene 5 veces. Otras marcas como Nike, Puma, Joma, Le Coq Sportif y Umbro también han conquistado un Mundial.

Para ello, las marcas no escatiman millones en estampar su logo en las principales marcas mundialistas. Paradójicamente, la mayor inversión realizada conlleva un recuerdo de derrota. Adidas desembolsa cerca de 60 millones de dólares por aparecer en la camiseta de Alemania, la actual campeona del mundo ya destronada. De las selecciones aún presentes en el torneo, la camiseta de Francia es la más costosa, al verse patrocinada por Nike a cambio de 50 millones de dólares. Inmediatamente detrás están España (47 millones dados por Adidas), Brasil e Inglaterra (ambas rondan los 40 millones por parte de Nike). Rusia, la anfitriona, ve patrocinada su camiseta a cambio de 15 millones por Adidas, que paga algo menos a la Argentina de Messi (sobre 11 millones).

Curioso es el caso de Nike con China, selección a la que patrocina con cerca de 20 millones de dólares a pesar de no estar presente en una Copa del Mundo. Amén de estos desembolsos, la mayoría de las marcas realizan otros muchos en contar con los principales jugadores en sus filas. O en ser patrocinadores oficiales de un torneo que mueve el balón y millones, millones de dólares.

read more
Reportajes

Rusia 2018: el gran reto de América, de Messi y Neymar

Messi y Neymar

60 años es una eternidad. Una eternidad de carácter mundial. 60 años es el tiempo que ha trascurrido desde que una selección del continente americano ganara el último mundial en territorio adverso, es decir, en Europa. Brasil, en Suecia 1958, es la selección que ostenta esta hazaña. Desde entonces, la nada. Ni en las citas de Inglaterra (1966), Alemania (1974), España (1982), Italia (1990), Francia (1998) y Alemania (2006). Lo máximo conseguido fueron dos finalistas, con la Argentina de Maradona y la Brasil de Ronaldo. ¿Será en Rusia cuando Messi y Neymar encumbre a sus selecciones en el gran reto de América?

Porque fuera de Argentina (actual subcampeona del mundo) y Brasil no se otea ninguna otra selección capaz de adentrarse en los cruces decisivos. Quizá, y en modo sorpresa, pudiera verse a Uruguay y Colombia en esas fases decisivas, aunque, a priori, no parecen candidatas a alzarse con la Copa del Mundo. Los charrúas hace años que añoran sus conquistas prehistóricas, cuando fueron campeones en 1930 y 1950; los colombianos poseen recuerdos más frescos, de sus primeros cuartos de final en un Mundial, cuando lo alcanzaron en Brasil 2014. A este vigésimo primer Mundial de fútbol se presentan 8 selecciones provenientes de América: México, Costa Rica y Panamá (representantes de la Concacaf) y Brasil, Uruguay, Argentina, Colombia y Perú (provenientes de la Conmebol).

Dentro de, aproximadamente, un mes saldremos de dudas, de si se finiquita una sequía de 60 años de duración de América en Europa. Lo que sí es seguro es que Europa mantendrá su hegemonía en el palmarés, suceda lo que suceda. Europa suma 11 Mundiales por los 9 Mundiales que cuenta América. Aunque, en el cómputo individual, Brasil ha ganado más que ningún otro país, pero esta hegemonía podría verse asaltada si Alemania revalida su trofeo alzado, precisamente en Brasil, con la primera conquista europea en tierras americanas. En caso de hacerlo sería también un récord de tintes aún más históricos, pues desde 1938 ninguna selección repite entorchado. Lo hizo Italia hace 80 años. Sí, 80 años. Y con el mismo seleccionador. Quizá Low iguale el registro de Vittorio Pozzo.

Eran otros tiempos, donde incluso estaba Italia entre las escogidas al trono; ahora hay más competencia y tampoco hay un conjunto tan rotundo en lo ofensivo como esa selección aún recordada de Brasil 1958, cuando derrotó a Suecia en su Mundial. Eran los tiempos de futbolistas como Didí, Pelé, Garrincha o Vavá, entre otros. Era un fútbol, un Mundial, sin televisión y tanta publicidad como los tiempos actuales, pero 60 años después aún perdura su recuerdo y su fútbol, ese fútbol que encumbró a Pelé y Garrincha.

Palmarés del Mundial:

  • Brasil 2014: Alemania, 1 – Argentina, 0
  • Sudáfrica 2010: España, 1 – Holanda, 0
  • Alemania 2006: Italia, 1 – Francia, 1 (p. 5-3)
  • Corea y Japón 2002: Brasil, 2 – Alemania, 0
  • Francia 1998: Francia, 3 – Brasil, 0
  • Estados Unidos 1994: Brasil, 1 – Italia, 1 (p. 3-2)
  • Italia 1990: Alemania, 1 – Argentina, 0
  • México 1986: Argentina, 3 – Alemania, 2
  • España 1982: Italia, 3 – Alemania, 1
  • Argentina 1978: Argentina, 3 – Holanda, 1
  • Alemania 1974: Alemania, 2 – Holanda, 1
  • México 1970: Brasil, 4 – Italia, 1
  • Inglaterra 1966: Inglaterra, 4 – Alemania, 2
  • Chile 1962: Brasil, 3 – Checoslovaquia, 1
  • Suecia 1958: Brasil, 5 – Suecia, 2
  • Suiza 1954: Alemania, 3 – Hungría, 2
  • Brasil 1950: Uruguay, 2 – Brasil, 1
  • Francia 1938: Italia, 4 – Hungría, 2
  • Italia 1934: Italia, 2 – Checoslovaquia, 1
  • Uruguay 1930: Uruguay, 4 – Argentina, 2
read more
1 2 3 10
Página 1de10