David Lee: «No es sencillo jugar en un equipo con tanta historia como Boston Celtics»

La NBA abre sus puertas a una nueva temporada, un nuevo curso donde los Golden State Warriors, con su referente Stephen Curry, defenderán su anillo de campeones. Las amenazas serán tantas -los Cleveland Cavaliers de Lebron James al frente- como imprevisible será la presencia de Boston Celtics en esas fases finales. La franquicia con más títulos NBA en sus vitrinas (17, uno más que Los Ángeles Lakers) continúan en proceso de reconstrucción de sus señas de identidad, desde que alzasen, en 2008, su último entorchado NBA. En el banquillo, al mando técnico, está un técnico joven como Brad Stevens (38 años) y en la cancha figura un actual campeón de la NBA con Golden State Warriors: David Lee. El veterano ala-pívot, de 32 años, aterriza en la franquicia de Massachusetts con el objetivo de recuperar minutos y otorgar una inyección de calidad al equipo. David Lee jugó en 49 partidos de Liga Regular durante la pasada temporada con una media de 7,9 puntos, 5,2 rebotes y 1,7 asistencias en 18,4 minutos de juego, aunque careciendo del protagonismo disfrutado en pasadas temporadas. En sus 10 campañas en la NBA, David Lee ha sido dos veces All Star (2010 y 2013). En esta nueva aventura profesional, David Lee visitó Madrid para jugar contra el Real Madrid. Ganaron los Boston Celtics y después atendió a los medios acreditados en zona mixta.

Boston es un equipo con jugadores muy jóvenes y usted, además de ser actual campeón de la NBA, es el más veterano, ¿esta circunstancia le obliga a tener más responsabilidades?
En absoluto. No me siento ninguna especie de líder. Nosotros tenemos muchos jugadores que cuentan con un gran talento, como Thomas o Bradley, y que sabrán hacerlo muy bien sobre el parqué. Mi trabajo será salir a hacerlo lo mejor posible cuando me toque jugar. Yo soy un tipo trabajador y creo que esto es algo bueno para los jóvenes, puesto que aprenden de los veteranos que deben trabajar para conseguir sus objetivos. Esto no es ser un líder, sino marcar una pauta.

Diferentes problemas físicas le han impedido mostrar un mejor rendimiento en estas últimas temporadas, ¿cómo se encuentra actualmente?
Me encuentro muy bien físicamente. Las lesiones están totalmente olvidadas. Estoy emocionado por formar parte de este equipo y espero tener una gran temporada en Boston. Son una de las mejores marcas en la NBA y se hablan cosas muy positivas sobre que significa jugar aquí.

¿Y cómo ha visto a este Real Madrid?
Sus jugadores llevan jugando juntos mucho tiempo; defensivamente saben cómo quieren jugar. Nos han planteado varias defensas que normalmente no se ven en la NBA con muchos cambios y alternativas. Es un equipo muy físico.

Después de ver en acción al Real Madrid y jugar contra ellos, ¿podría el Real Madrid competir en una competición tan exigente como la NBA?
El Real Madrid es un gran equipo con mucha historia, cuenta con muy buenos jugadores y después de los éxitos que han tenido recientemente, si tengo claro que podría competir en la NBA. Son un equipo muy físico, que juegan muy bien juntos, que tienen un gran talento individual y a mí me gustaría que lo hicieran.

Usted, además, conoce a algunos jugadores del Real Madrid, bien porque ha compartido vestuario con ellos o porque se ha enfrentado a ellos…
Así es, el Real Madrid cuenta con jugadores que han estado jugando en Estados Unidos y contra los que me he enfrentado en estos años como Rudy Fernández, Andrés Nocioni o Sergio Rodríguez, con quien coincidí en New York Knicks. Él es un gran jugador y una gran persona. Guardo un buen recuerdo de él.

¿Qué enseñanzas les ha dejado esta gira por Europa?
Esta gira nos va a servir no sólo por los partidos que hemos jugado, sino por los entrenamientos que hemos hecho en ella y porque, al estar fuera de casa, nos hemos podido conocer mejor entre nosotros, porque es un vestuario donde estamos mucha gente nueva. Luego, este tipo de partidos de pretemporada son muy importantes porque nos permiten conocernos entre nosotros en la cancha y cómo puede cada uno ser más efectivo. Al final, se trata de ganar estos partidos y dejar una buena imagen de los Celtics en Europa. Hemos jugado contra dos equipos (Olimpia de Milán y Real Madrid) que nos han exigido dar nuestro mejor baloncesto.

Boston Celtics es la franquicia que más campeonatos han ganado en la historia (17), pero desde 2008 no ganan uno, ¿sienten cierta presión?
Está claro que no es sencillo cargar con el legado de una franquicia con 17 campeonatos y con tanta historia como ésta; pero vamos a dar lo mejor de nosotros mismos, ser el mejor equipo que podamos ser. La pasada temporada hicieron un buen final de temporada, y espero que este año podamos incluso hacerlo mejor.

¿Y Boston, qué futuro tiene como equipo esta próxima temporada?
Me encantan como se están haciendo las cosas aquí; tenemos un equipo joven y con una oportunidad de hacer algunas cosas importantes, pero no podemos pensar en que se va a ganar ya el campeonato. Ni siquiera de que estamos clasificados para los play-off. Para conseguir estas cosas se necesita mucho trabajo, se necesita un esfuerzo por parte del cuerpo técnico, de los jugadores, de los directivos…

¿Cuál es el mejor activo de los Boston Celtics?
Sinceramente, creo que es la profundidad que tenemos en cada posición, con jugadores llenos de energía y listos para dar lo mejor de sí mismos. Nos va a venir bien contar con mucha gente porque con la manera en la que jugamos, cansando mucho al rival y también a nosotros mismos, y con una temporada tan larga, vamos a necesitar una rotación muy amplia.

¿Y cómo lleva el cambiar una franquicia campeona como Golden State Warriors por una con tanta historia como Boston?
Lo veo como una oportunidad, como un nuevo desafío, tras cumplir el sueño de ganar un anillo. Quiero demostrar que soy un gran jugador y que puedo ayudar a un equipo de gente joven a volver a ganar partidos y títulos. Para mí, cuando el equipo consigue una victoria es un día exitoso.

La pasada temporada, usted se proclamó campeón de la NBA, pero no tuvo tantos minutos como deseaba…
Sí, hubo momentos de frustración, pero me quedo con los buenos momentos y con ese anillo que ganamos entre todos. Fue maravilloso cómo jugamos y lo que logramos después de tantos años…

¿Cuál será su rol en Boston Celtics en esta nueva temporada?
Prácticamente, tengo el mismo de siempre, que es ayudar a construir el juego interior del equipo. Sólo espero contar con más minutos, pero el que decide esto es siempre el entrenador.

¿Y cómo se ve usted en un campeonato tan importante como la NBA?
Creo que después de diez años jugando en la NBA, y tras ganar el anillo de cambión, me he ganado el respeto de los rivales.

Entrevista publicada en Diario Siglo XXI.