Pedja Mijatovic: «La Séptima fue posible por el compañerismo del vestuario»

El montenegrino marcó, ante el Juventus en Ámsterdam, el tanto que supuso la Séptima Copa de Europa del Real Madrid, trofeo que no alcanzaba desde hacia 32 años.
Pedja Mijatovic
Pedja Mijatovic

Pedja Mijatovic todavía se emociona recordando los acontecimientos de aquella histórica tarde de mayo de 1998. Y eso que han transcurrido ya 8 años. Y eso que el Real Madrid ganó dos Copas de Europa más en los años siguientes (2000 y 2002). Pero aquella tarde el madridismo vibró como nunca lo había hecho. Fue un seísmo de sentimientos eufóricos después de 32 años de sequía en el viejo continente. Un gol de Mijatovic, ante el Juventus, en Ámsterdam, devolvió al Real Madrid a lo más alto de Europa. Fue la Séptima, la primera ‘orejona’ en color, el prólogo de la Octava de París y la Novena de Glasgow.

Esos días se vivieron momentos muy emotivos, pero ¿cómo recuerda el más importante, ese momento donde le cae el balón a sus pies?
Fue el momento clave, está claro. No hubo nervios cuando me llegó el balón, actúe como otras tantas veces, regateé al portero y chuté a puerta, fácil. Luego cuando lo vi por televisión me di cuenta de que verdaderamente había sido complicado, hasta hoy pienso que Montero va a sacar el balón debajo de los palos.

Y eso que iba un poco gafado con los goles en Europa esa temporada…
Así fue y era algo extraño. Había jugado todos los partidos del torneo y no había marcado un solo gol, así que tenía que ser en la final, me tocaba. También fue gracias a los compañeros que me hicieron ver que yo podía ser fundamental ante el Juventus. Y todo eso pese a que dos días antes del partido sufrí molestias en un gemelo, una contractura que estaba muy cerca de ser rotura. Apenas dormí esa noche, aterrado con la posibilidad de que me tuvieran que sustituir a los diez minutos de mi primera final. Al final no fue así.

La Séptima se celebró como ninguna otra copa se ha celebrado y ahora cuando veo repetido el gol pienso que no va a entrar.

Pedja Mijatovic

Ese gol le abrió un hueco en la historia del Real Madrid, ¿podría decirse que es la Séptima de Mijatovic?
Eso dicen, pero no fue la Séptima de Mijatovic, fue la Séptima de todos nosotros y de todo el madridismo entero. Fue una Copa que se vivió como ninguna otra, aquella celebración fue inmensa.

Aquella Copa de Europa, además, llegó en un momento delicado de Jupp Heynckes, el entrenador
En momentos así, el vestuario, con los jugadores, tiró hacia delante. Hierro, Sanchís, Redondo, Raúl y yo fuimos los que animamos al resto. Como dije antes, había un gran compañerismo en ese vestuario. Por eso fue la Copa de Europa de todos nosotros y no sólo de Mijatovic.

Esa unión no sólo fue esa noche… se perpetuó en los siguientes años…
Así fue. La clave de nuestros éxitos en los tres años que estuve en el Madrid y en los que gané la Liga española, la Liga de Campeones y la Intercontinental, fue que había mucha amistad entre nosotros, el objetivo único era ganar y nos sacrificábamos por ello.

Usted, sin embargo, era feliz en Valencia, pero en el Real Madrid lo ganó todo, ¿cómo vivió ese traspaso, el que desató un encontronazo deportivo entre dos ciudades que aún pervive?
Estaba contento en Valencia y tuve la suerte de jugar bien desde el primer momento, pero quería títulos. Tenía varias propuestas, entre ellas la del Barcelona, pero mi cláusula era imposible (1.426 millones de pesetas). Hasta que un día recibí una llamada telefónica: ‘¿Quieres jugar en el Madrid?’, me preguntaron. Yo respondí: ‘¿Pero sabéis cuál es mi cláusula de rescisión? Y me contestaron: ‘Ese no es tu problema’. En el Madrid gané una Liga, una Copa de Europa y una Intercontinental. Fui muy feliz y lo peor fue marcharme a la Fiorentina. Fue la peor decisión de mi vida.

Por cierto, como referente del Real Madrid, ¿cómo ve la situación deportiva del equipo con unas elecciones en el horizonte?
Las elecciones llegan en un momento difícil, porque los equipos importantes ya tienen su estrategia preparada. En mi opinión, un club que quiere títulos debe empezar a moverse en noviembre. Los grandes futbolistas quieren saber pronto cuál será su futuro. No digo que sea imposible fichar bien, pero sí difícil. Yo preferiría perder un año más, pero empezar desde el principio, dejar un plazo de tres o cuatro años al nuevo entrenador. Más que fichar hay que pensar a quién hay que dejar marchar.

¿Fuera de juego? Pessotto se quedó perdido atrás cuando Panucci centró desde la derecha y fue su posición la que rompió el fuera de juego. La Séptima es nuestra y no nos la podrán quitar.

Pedja Mijatovic

¿Le han llamado para ir en alguna candidatura?
Ningún candidato se ha puesto en contacto conmigo. Además, tengo licencia de representante de futbolistas y eso me obligaría a renunciar. Quien gane no lo tendrá sencillo porque la situación es bastante complicada ya que un equipo como el Madrid no puede estar tres años sin ganar nada.

Y de España qué nos dice, nos da esperanzas para este Mundial de Alemania. ¿Se podrá ganar a Brasil?
España tiene mucho talento, es un equipo muy equilibrado y cuenta con un entrenador Luis Aragonés, con el que coincidí en el Valencia, con mucha experiencia, muy motivado y que no ceja hasta que consigue lo que quiere. No se puede negar que Brasil es una gran selección, pero en un Mundial puede pasar de todo y hablar de favoritos es arriesgado. Además de España, veo muy bien a Italia.

Una última pregunta… ¿qué les dice a esas personas que aseguran que marcó en fuera de juego? Fuera o no fuera, lo tenemos que negar (sonríe). Por lo que me dice Panucci, Pessotto se quedó perdido atrás cuando él centró desde la derecha y fue su posición la que rompió el fuera de juego. En cualquier caso, no estoy preocupado en absoluto, la Séptima es nuestra y no nos la podrán quitar, aunque a veces pienso que lo mejor sería decir a todos que marqué en fuera de juego, porque así sufrirían más nuestros enemigos (sonríe).