De Iribar a Unai Simón, la búsqueda del portero del Athletic de Bilbao

San Mamés contó con tres porteros en 38 años (Pérez Lezama, Cedrún e Iribar) y en los siguientes 40 años, un total de 20 nuevos arqueros han ocupada la portería del club de Lezama.
Unai Simón
Unai Simón

Unai Simón (Murgía, Álava; 1997) es el último producto estrella de Lezama. El Athletic de Bilbao mostró a su nueva perla en la portería de un escenario de altura como el Santiago Bernabéu. Unai Simón cumplió con nota sobresaliente. Sin encajar y con notables intervenciones (suma 14 encuentro y 8 goles recibidos). En su figura se personifica ese objetivo persistente de encontrar al sucesor del legendario José Ángel Iribar. Una búsqueda que alcanza, este diciembre, sus cuatro décadas. En estos extensos cuarenta años, la factoría del Athletic de Bilbao ha visto crecer a innumerables porteros: Zubizarreta, Iru, Aizkorreta, Aranzubia, Kepa o Remiro, entre otros muchos guardametas.

La sombra de José Ángel Iribar es muy extensa en Lezama. Su figura se mantiene muy presente en el Athletic de Bilbao. Cuarenta años después de su retirada (su último encuentro data de diciembre de 1979), cualquier joven portero con cierta proyección es comparado con el mítico arquero rojiblanco. El ‘Chopo’ se mantuvo como guardameta del Athletic de Bilbao durante 18 temporadas (de 1962 a 1980), disputando 614 encuentros oficiales (446 fueron de Liga) alcanzando dos campeonatos de Copa (1969 y 1973) y un trofeo Zamora; con España se suman 49 actuaciones y la conquista de la Eurocopa de 1964.

Sobrio, discreto, estilizado, elegante, efectivo y respetuoso máximo con los valores de Lezama. Cualidades y virtudes que se mantienen muy presentes durante el proceso de formación de los nuevos porteros del Athletic de Bilbao. Existe hasta cierto aire de reverencia hacia su figura. El respeto alcanza incluso a aspectos como la vestimenta de los guardametas, siempre en tonos oscuros, principalmente negros, como lo hacía Iribar. Ya se sabe que el fútbol, en San Mamés, evoluciona siempre con respeto hacia su historia.

Kepa, traspaso millonario

Una historia indiscutiblemente legendaria. El Athletic de Bilbao cubrió treinta y ocho años (entre 1942 y 1980) con solo tres porteros: Raimundo Pérez Lezama (16 temporadas), Carmelo Cedrún (14 temporadas) y José Angel Iribar (18 temporadas). Desde entonces, esa historia se ha mantenido fiel a unos valores deportivos y personales, inculcados con precisión a las nuevas generaciones; sin embargo, no se ha esquivado a esa evolución del fútbol moderno: continuas novedades que exige el aficionado y un proyecto económico sobre el apartado deportivo. En los siguientes cuarenta años, San Mamés ha visto 20 porteros.

Si bien es cierto que la fábrica de Lezama ha continuado funcionando, ninguno de esos prometedores porteros se ha mantenido estable en el área de San Mamés. Bien porque han sucumbido a la presión del pasado, no han culminado ese crecimiento que se intuía en ellos (aunque luego sí lo demostraron en otros clubes) o porque han sido traspasado a otros clubes. Un listado que comienza con nombres históricos como Zaldua, Agirreoa, Cedrún, Meléndez, Zubizarreta (traspasado al Barcelona), Iru, Biurrum (fichado) Kike, Valencia, Imanol Etxeberria, Aizkorreta, Lafuente, Armando, Raúl Fernández hasta alcanzar a la dupla de Aranzubia e Iraizoz (ambos cubrieron 15 temporadas).

Recientemente, una nueva generación apareció en la portería de San Mamés, aunque rápidamente se diluyeron todos los proyectos: Kepa se marchó traspasado al Chelsea (80 millones de euros) y Álex Remiro se fue a la Real Sociedad. Eran dos mirlos considerados como los mejores candidatos a suceder a Iribar. Ninguno lo fue. Ahora todo está en manos de Herrerín (no acaba de convencer) y de Unai Simón, el último producto estrella de Lezama