NBA 2K20, la competición virtual que atrapa a los jugadores

Estrellas de la NBA, como Damian Lillard, Jayson Tatum o el novato Zion Williamson muestran su conformidad o contrariedad a las puntuaciones que reciben en el videojuego NBA 2K20.
Damian Lillard

El baloncesto es un deporte de culto en Estados Unidos. Si hablamos de la NBA es una auténtica religión con millones de fieles. La temporada ofrece una ingente cantidad de encuentros (82 partidos) y un ramillete de estrellas cuya trascendencia traspasa fronteras. Si recurrimos a las cifras, éstas son tan extensas en ceros como inalcanzables en comparación a otros deportes. La fiebre del baloncesto y de la NBA alcanza incluso a otro mercado millonario como el de los videojuegos. NBA 2K20 es un ejemplo. No sólo atrae a aficionados y jugadores, sino que también capta la atención de las mismas estrellas de carne y hueso que aparecen en el juego.

Las cifras no admiten ninguna discusión: en 20 años de vigencia del videojuego se han vendido más de 90 millones de copias en los cinco continentes. Virtudes tecnológicas aparte, creadas por los mejores desarrolladores, el videojuego cuenta con la licencia NBA. Lo que viene siendo contar con la imagen de sus estrellas. Eso supone un contrato de 1.100 millones de euros por siete temporadas. El negocio está tan claro como que el videojuego adquiere tintes más allá de la diversión. Algunos jugadores han mostrado su disconformidad con las puntuaciones con las que han sido otorgados; otros aceptan, aunque aseguran que suponen un desafío y otros simplemente disfrutan de una NBA paralela.

Otra NBA virtual

El juego, desarrollado en asociación con la NBA y la Unión de Jugadores (NBPA), se pone a la venta unas semanas antes del comienzo de la temporada regular. Y es cuando surgen los debates entre los jugadores. Unos aceptan su puntuación, como Damian Lillard: «¿Tengo un 93? Está bien, me deja margen para progresar»; otros muestran su disconformidad. Jayson Tatum, alero de Boston, como quedó patente en el acto de presentación del videojuego. Es más, algunos jugadores, explican desde 2K Sports, se ponen en contacto con los desarrolladores para ‘recomendar’ sus puntuaciones.

¿Pero cómo se otorgan las puntuaciones? Los desarrolladores de Visual Concepts explican que su método se basa en las estadísticas oficiales de los jugadores, combinadas con una multitud de otros factores, tanto individuales como colectivos, que permiten evaluar cada uno de sus atributos. Todo se analiza de cara a establecer una clasificación puesto por puesto. Puntuaciones que no escapan al debate, ni siquiera en la esfera de los novatos. Zion Williamson, primera elección del Draft, afirmó: «Es el sueño final, no necesito crear mi jugador, ya estoy dentro. Ahora, tengo que trabajar duro para mejorar mi nota». Y otros como Lebron James reconocen abiertamente que juegan al videojuego.