Pablo Marí, a reeditar la Copa Libertadores de Zico con el Flamengo

El defensa valenciano podría convertirse en el primer futbolista nacido en España en disputar una final de la Copa Libertadores, y que enfrentará a su club brasileño contra el River Plate, actual campeón.
Pablo Marí

El fútbol español escribirá un capítulo histórico en la ciudad de Lima. Pablo Marí se convertirá -con casi toda seguridad al ser un fijo en su equipo- en el primer futbolista nacido en España en disputar una final de la Copa Libertadores. Lo hará con la camiseta del Flamengo, una entidad histórica de Brasil (diversos estudios cifran en más de 40 millones de seguidores en todo el continente americano) que no se alza con este prestigioso trofeo desde 1981, después de aquella final disputada, con partido de desempate incluido, contra el Cobreloa de Chile, conjunto que cedió ante el buen hacer con el balón de Zico, autor de los dos goles de aquella final. Esta vez habrá otro adversario: el River Plate, actual campeón (el sábado 23 de noviembre).

De Chile a Lima. Nuevamente, la Conmebol se ha visto obligada a reubicar la sede de la final de la Copa Libertadores. Sucedió el año pasado al trasladar el encuentro a Madrid después de los violentos acontecimientos vividos en Buenos Aires y volvió a repetirse semanas atrás debido a las revueltas que se vivieron en Santiago de Chile. En consecuencia, en Lima, el valenciano Pablo Marí vivirá un encuentro especial. El defensa, un fijo en los esquemas del técnico Jorge Jesús, estará en la historia de esta competición y del fútbol nacional. Nunca antes un español estuvo en esta cita, aunque sí la disputaron dos jugadores que posteriormente consiguieron la nacionalidad española: Raúl Amarilla y Marcos Senna.

El paraguayo Raúl Amarilla disputó la final de 1989 con el Olimpia de Paraguay, sin alzarse con título después de caer en la tanda de penaltis, donde él mismo erró uno de los lanzamientos, ante el Atlético Nacional de Colombia. Años después, el brasileño Marcos Senna sucumbió, precisamente, ante el Olimpia de Paraguay y también desde los once metros. Senna, quien posteriormente se proclamó campeón de Europa con España, sí acertó en su lanzamiento, pero el modesto Sao Caetano no consiguió culminar lo que hubiera sido una proeza futbolística en Sudamérica. Ambos, Amarilla y Senna acabaron nacionalizándose españoles.

De Segunda a Brasil

La historia de Pablo Marí añade otro componente, aparte de haber nacido en España, como es su fulgurante trayectoria en Brasil. Este valenciano firmó con el Flamengo en julio de 2019, previo pago de poco más de un millón de euros al Manchester City (lo fichó del Nastic de Tarragona), poseedor de sus derechos, aunque nunca llegó a enfundarse la camiseta azul en un encuentro oficioso. Después de estar cedido en Girona, NAC Breda y Deportivo de La Coruña, su llegada al Flamengo le permitió el cambiar la Segunda española por avanzar en la mayor competición de clubes de Sudamérica. Meses después, el valenciano hará nuevamente historia, independientemente del resultado; porque desde que se vistió con la camiseta rojinegra todo son buenas noticias: titular indiscutible, sólido rendimiento y título doméstico en Brasil.

Pablo Mari, que comparte vestuario con Diego Alves (jugó en Almería y Valencia), Filipe Luis, Diego Ribas (ambos con pasado en el Atlético de Madrid) y con la nueva joya brasileña, el habilidoso Reinier, cuenta con otros tres años más de contrato con el Flamengo y su crecimiento dictaminará su recorrido en Brasil -quién sabe si su regreso a Europa- tras erigirse en uno de los baluartes defensivos del equipo que entrena el portugués Jorge Jesús. Lo más inmediata está en el enfrentamiento ante River Plate. Los argentinos, que aspiran a renovar su corona alcanzar el pasado curso en Madrid, lo que supondría su quinto entorchado (Boca Juniors e Independiente cuentan con 7 y 6 títulos, respectivamente).