Toni Kukoc, el invitado de ‘El último baile’ de los Chicago Bulls de Michael Jordan

El alero croata, ganador de tres Copas de Europa y tres anillos de la NBA, aporta el baloncesto europeo al documental de Netflix y ESPN sobre la última temporada victoriosa de los Chicago Bulls de Michael Jordan.
Chicago Bulls
Chicago Bulls

El deporte no escapa del auge de las plataformas digitales. Reportajes, documentales y hasta series de temática deportiva inundan la oferta audiovisual. El último estreno deportivo ‘El último baile’, a cargo de Netflix en colaboración con ESPN, se centra en mostrar los entresijos de los Chicago Bulls de Michael Jordan. Era la segunda mitad de los años noventa; era la temporada en la que celebraron su sexto anillo. Entre todos los protagonistas emerge un europeo, el croata Toni Kukoc.

Con estas declaraciones, Toni Kukoc anunciaba su adiós al baloncesto. Apenas acababa de echar andar el año 2007. “He tenido ofertas, pero todas estaban lejos. Pude haber fichado por Seattle, Toronto, San Antonio…, pero no me interesó. Quizás el motivo principal fuera Chicago. Quería acabar mi carrera en los Bulls”. Era su equipo en la NBA, aunque su deseo no se convirtió en realidad. No llegó esa última oferta desde Chicago. El croata cerraba su carrera en Milwaukee (cuatro temporadas) después de dos años en Atlanta y otros dos más en Philadelphia, adonde llegó tras siete cursos en los Bulls, tres de ellos de ensueño en compañía de Michael Jordan.

Considerado como uno de los mejores jugadores europeos de baloncesto, Toni Kukoc triunfó en Europa y en la NBA, desde que a los 17 años echara a rodar su carrera profesional. El alero croata (nacido en Split) luce tres Euroligas (con la Jugoplastika Split) tres anillos de la NBA (ambos ganados de manera consecutiva) en su palmarés. Un caso único. Kukoc desembarcó en la NBA dos años después de ser drafteado en segunda ronda por los Chicago Bulls. Esa espera le permitió no sólo ampliar su reinado en el Viejo Continente, sino compartir experiencias con Michael Jordan, siendo, además, un jugador esencial en el engranaje del equipo. Y nada egoísta: “Una canasta hace feliz a una persona. Una asistencia hace feliz a dos”, frase que dejó para la historia.

Generación de Oro

Parte de esas experiencias se muestran en la serie documental ‘El último baile’ (‘The Last Dance’), cuyo nombre hace referencia al título insertado por Phil Jackson en la bitácora de temporada dada a los jugadores, sabiendo que sería ya el último curso como entrenador de los Bulls. Anécdota que se conoce porque un equipo de reporteros acompañó al equipo durante esa temporada del sexto anillo, la cual centra el hilo argumental. Evidentemente, la figura de Michael Jordan aglutina toda la trama, aunque hay contenido más allá de la estrella. Los inicios y posterior éxito de la dinastía, la dirección de la franquicia, la gestión de los egos, los compañeros, el impacto en la NBA y su trascendencia global.  

Más allá de Michael Jordan, en esa temporada, y en las dos anteriores, el croata Toni Kukoc estuvo presente en los éxitos de los Bulls. Su protagonismo, tanto en Europa como en Estados Unidos, es innegable. Su talento, polivalencia y elegancia enamoraban en cualquier cancha, como su capacidad de lectura de los encuentros, a la vez que era capaz de decantarlos a su favor de manera natural. Características muy comunes en compañeros de generación: Paspalj, Divac, Radja, Djordjevic, Petrovic, Danilovic, Zdovc y un sinfín de reconocidos talentos balcánicos. Aún se recuerda el oro mundialista de Yugoslavia (Argentina 1990) o el europeo (Yugoslavia 1989). La Guerra de los Balcanes dinamitó a una de las grandes selecciones de la historia.