Cerrar
Crónicas

El Real Madrid disfruta con el Panathinaikos al son de Campazzo (78-63)

realmadrid-euroliga

Cualquiera no es campeón de Europa. No se trata de contratar a los mejores jugadores o al entrenador de moda. Se trata de algo más complicado: confeccionar un grupo coral capaz de defender y atacar con una voracidad inalcanzable para el adversario de turno. Esto es lo que consigue, curso tras curso, Pablo Laso en el Real Madrid. Habrá mejores jugadores, pero no hay nadie mejor en cuestión de jugar al baloncesto en equipo. Es de lo que se trata: de ser un equipo. De tener ganas. De darlo todo. De ser competitivos. De tener fe en tus opciones. Y de tener al mejor Campazzo (13 puntos, 7 rebotes, 9 asistencias, 5 robos y 26 de valoración). Y este grupo está a un encuentro de volver a clasificarse para la Final Four. Ahora, tras sumar sus triunfos en casa (el único que mantiene el factor cancha del resto de eliminatorias), ante un Palacio entregado, el Real Madrid buscará cerrar el cruce en Atenas.

No es un tema baladí. No es sencillo imponerse al mismo rival en dos ocasiones consecutivas en apenas tres días. El Real Madrid lo hizo con el Panathinaikos. El primer encuentro se resolvió en unos minutos finales de alta tensión; éste segundo acto se cocinó con un primer cuarto de manual. Un Real Madrid muy concentrado en defensa y letal en ataque. El parcial es contundente y no exige de mayores explicaciones: 21-8. Pero daremos algunas y haremos hincapié en una clave que resume todo: si este equipo defiende fuerte (mención para Taylor y Rudy, nuevamente, y Tavares en los aros), esto quiere decir que puede correr y si puede correr (léase Campazzo, cuyo partido fue memorable) que vaya rezando el adversario. Los griegos padecieron una cascada de canastas (seis triples incluidos), amén de su desconexión mental.

El panorama era desolador para el cuadro ateniense. Ni entrenador de campanillas ni soluciones millonarias. El único antídoto que detuvo al Real Madrid fue el músculo. La defensa al límite del reglamento les permitió mitigar su hemorragia, hasta alcanzar el descanso aferrados con la yema de los dedos al encuentro (35-26). Y esto no fue merced a Calathes. La estrella volvió a firmar una primera parte decepcionante, lo reafirmó en los siguientes cuartos. Su aporte fue un tiro libre y tres asistencias. Los Gist, Thomas (14 puntos entre ambos de los 26 del equipo, con un 32% en tiros de dos y un 33% en triples) y un díscolo Antetokoumpo, en defensa, empujaron para soñar con reengancharse al encuentro. Eso y los tiros libres que perdonó el cuadro de Laso (33% de acierto).

Pese al marcador, al juego mostrado y sensaciones trasmitidas, el Real Madrid no tenía aún el segundo punto en su casillero. Se comprobó en el primer encuentro. Los griegos fueron capaces de recuperarse de los golpes y coquetear con el triunfo. El aviso estaba en la mesa. Y siempre que hay un aviso, hay una reacción. Pasados los primeros seis minutos, la distancia estaba en 15 puntos (50-35). Y no ya el marcador. Sino en el querer ganar. Una jugada retrató al conjunto de Pitino. Campazzo robó un balón, nadie hizo el balance defensivo con Calathes y sí otros tres jugadores blancos acompañaron al base argentino, anotando Randolph la canasta. La motivación es otra explicación. Había años luz de diferencia entre unos y otros. El cuarto se cerró con unos dígitos contundentes: 61-41 (máxima renta).

Nada se alteró en los diez últimos minutos. El Real Madrid prosiguió con su ejercicio de voracidad incontestable tanto en defensa como ataque. Ninguna reacción de los griegos. Huérfanos de un plan alternativa y de un líder que apareciese en los momentos complicados. Sí, su estrella, Calathes firmó una estadística terrorífica: once fallos de once intentos. Ni siquiera hubo un esfuerzo en maquillar el marcador. Tampoco lo permitió el Real Madrid. Un grupo que jugó en equipo (Laso supo recompensar el esfuerzo de Campazzo, Rudy y Taylor, que se llevaron sendas ovaciones al ser cambiados al final) y que hizo disfrutar como fórmula para apuntarse el segundo triunfo de la serie. Y no es tarea sencilla, pues ni los poderosos Fenerbahce, CSKA y EFES lo han conseguido. En Atenas se dispondrá de la primera opción de clasificarse para Vitoria. Será cuestión de defender y correr.

Etiquetas: BaloncestoReal Madrid
Rafael Merino

The author Rafael Merino

Rafael Merino, periodista deportivo con más de 15 de experiencia en la redacción de noticias, crónicas, reportajes y entrevistas sobre deportes. Acreditados a encuentros de Primera división, ACB, Mundiales de baloncesto, gira NBA, Mundiales de ciclismo, Mutua Madrid Open, entre otros eventos deportivos.