Duelo de dúos hacia el anillo: el tesoro de la NBA no apto para todas las estrellas

Pete Maravich, Elgin Baylor, Karl Malone, Charles Barkley, John Stockton, Reggie Miller o Patrick Ewing son algunas leyendas que no fueron campeones de la mejor liga de baloncesto.

El baloncesto vuelve a Estados Unidos. La temporada de la NBA -en su 74ª edición- comienza su fase regular después de un verano de trepidantes movimientos de mercado; con nombres tan reconocidos como Leonard, Durant, Davis, Irving, Westbrook, Chris Paul o D’Angelo Russell. Y de nuevos iconos como Zion Williamson. Es decir, en este tiempo estival se han movido 4.750 millones de dólares en conceptos contratación de agentes libres, contratos de novatos y renovaciones. Ya en el horizonte, más de 1.200 encuentros y 30 franquicias en la búsqueda de un trofeo: el anillo de campeón. Un título al que aspiran 6 españoles: Marc Gasol, Pau Gasol, Juancho Hernangómez, Willy Hernangómez, Serge Ibaka y Ricky Rubio. Un anillo sólo destinado a los elegidos, como demuestra que muchas estrellas acaban su carrera sin este preciado diamante en su palmarés.

El mercado de traspasos ha agitado la temporada de la NBA; situando a la ciudad de Los Ángeles en el epicentro de una vorágine de movimientos de contrataciones. Los Lakers han firmado a Anthony Davis; DeMarcus Cousins (tardará en debutar por lesión) y Dwight Howard en un intento de reforzar a su estrella Lebron James; y los Clippers han reclutado a Kawhi Leonard y Paul George antes de situarse como favoritos a la corona que ostentará Toronto Raptors (primera franquicia no estadounidense en hacerse con el anillo). Unos traspasos que han afectado a otros equipos, como Brooklyn, firmando a Durant (aunque tardará en debutar debido a una grave lesión) DeAndre Jordan y Kyrie Irving; o Houston, donde Harden tendrá a Westbrook como nuevo compañero. Un conglomerado de estrellas contra el campeón (Toronto), los Warriors de Curry, los Bucks de Giannis Antetokoumpo o los Sixers de Simmons, Al Horford y Embiid. Los españoles se mantienen en sus franquicias habituales, excepto Pau Gasol y Ricky Rubio que debutarán con los Blazers (con Damian Lillard, otra estrella) y Suns, respectivamente. Y, por supuesto, la primera temporada del nuevo número 1, el esperado Zion Williamson (aunque no debutará hasta diciembre a causa de una lesión de menisco) con Nueva Orleans Pelicans.

Leyendas sin anillo

Pero no todos alcanzarán el ansiado anillo de campeón. Algunos ilustres aspiran a conseguirlo este año: Chris Paul, Carmelo Anthony (buscando equipo), Dwight Howard, James Harden, Russell Westbrook o LaMarcus Aldridge. O todo un histórico como Vince Carter, que escribirá un récord con 42 años al afrontar su 22ª temporada en la NBA, más que nadie en la historia. Pero muchos cerrarán la temporada con sobresalientes números o con acciones para el recuerdo de los aficionados, pero sin ese preciado tesoro. No será la primera vez que sucede con jugadores de reconocido talento. En la historia de la NBA se encuentran muchos ejemplos de grandes estrellas que dejaron su huella sin lucir ese anillo en su mano. El control mágico del balón y su excelsa capacidad de generar juego atrajeron a muchos aficionados. Estuvo diez temporadas en la NBA, pero nunca tuvo opciones verdaderas de estar en una plantilla con aspiraciones al anillo. Tampoco tuvo buena relación con los problemas físicos. La clase de Pete Maravich no tuvo la recompensa del anillo. Lo mismo sucedió con Elgin Baylor (14 temporadas). Fue uno de los tiradores más espectaculares, pero sin alcanzar el anillo a pesar de disputar ocho finales de la NBA. Cruzarse con los mejores Boston Celtics de la época (Bill Russell y Red Auerbach) fue el principal obstáculo.

De Charles Barkley se recuerda su enorme personalidad, talento y capacidad para apuntarse todos los rechaces; y también el encontrarse con Michael Jordan como adversario, circunstancia que impidió que alcanzase el anillo (disputó una única final con los Suns en 1993 en 16 temporadas). Este mismo obstáculo (Jordan y los Bulls) encontraron una de las parejas más míticas de la NBA. Ambos estuvieron 19 temporadas y tampoco culminaron su trayectoria con el anillo. Los Utah Jazz eran de Karl Malone y John Stockton. En Nueva York aún se acuerda de su juego en los aros. Patrick Ewing fue una institución durante 17 temporadas, pero el destino le cruzó con los Houston de Olajuwon y con el comienzo de los mejores San Antonio Spurs. Tampoco tuvieron mejor suerte los bases Steve Nash (18 temporadas) y Allen Iverson (14 temporadas). Sus anotaciones y asistencias aún se recuerdan en la memoria del aficionado. Como sucede con el espectacular Dominique Wilkins (15 temporadas). O el excepcional tirador Reggie Miller (18 temporadas), cuyos Indiana Pacers se encontraron con los Lakers (Kobe Bryant y O’Neal) y los mejores Pistons (Thomas). ¿Su consuelo?: el recuerdo de los aficionados y estar en el Hall of Fame.