Giuseppe Acquadro, el representante más influyente del ciclismo

Egan Bernal y Richard Carapaz, actuales ganadores del Tour de Francia y Giro de Italia, están en la nómina de un agente que trabaja a la antigua usanza.

De un futuro como pastelero en el negocio familiar (una confitería) a ser considerado como el representante más influyente del ciclismo contemporáneo. Giuseppe Acquadro, de 52 años, originario de Andorno Micca en Valle Cervo, es el auténtico jefe del ciclismo. Este italiano, con dos hijos e instalado en Mónaco, cuenta con más de 30 corredores de renombre del World Tour en su cartera de representados; y en este listado se encuentran el actual ganador del Giro de Italia (el ecuatoriano Richard Carapaz) y el flamante e imberbe triunfador del Tour de Francia (el colombiano Egan Bernal). Ni casualidad ni coincidencia. Giuseppe Acquadro es el gran descubridor de talentos de toda Latinoamérica en términos ciclistas.

Para aquellos menos conocedores del mundo ciclista, y recurriendo al manido ejemplo futbolístico, Giuseppe Acquadro vendría a equivaler al representante Jorge Mendes. O si lo permiten a Mino Raiola, con quien le comparan en su país de nacimiento. Sin embargo, este italiano rechaza este tipo de comparaciones. Está en lo cierto. Nada que ver entre unos y otros, a excepción de la cartera de representados y el volumen de contratos que firman curso tras curso. Porque Giuseppe Acquadro es un agente libre, sin ninguna gran empresa a sus espaldas. Tampoco cuenta con una página online en la que publicitarse. Y tampoco fue ciclista en sus años de juventud. Sí dio unas cuantas pedaladas como cualquier adolescente, aunque sin recorrido amateur y mucho menos aspiraciones profesionales. A los 19 años, Giuseppe Acquadro empezó a trabajar en el negocio familiar.

No por ello, nuestro protagonista se desconectó del ciclismo. “Tuve que dejar el ciclismo, tenía que trabajar en la tienda de mis padres; pero siempre me mantuve en contacto con el ciclismo y con los ciclistas”, explica a algunas de las escasas cuestiones personales que permite en las entrevistas que concede en su búsqueda de encumbrar a sus representados. En 2003, Matteo Carrara (profesional durante 12 temporadas en conjuntos como Lampre, Polti y Quick Step, entre otros) le solicitó que le asesorara en los temas contractuales, asunto farragoso para la mayoría de los deportistas. Y así comenzó una carrera meteórica, aunque no fue sencillo. No contaba con el respaldo de sus progenitores (Pietro y María). No veían futuro. «Hice muchos sacrificios, al principio no ganaba mucho dinero, y eso es normal, pero ahora mi padre está viendo el ciclismo», resume Giuseppe Acquadro.

Sudamérica, su territorio

Ahora, tras casi dos décadas moviéndose entre las bambalinas del ciclismo, Giuseppe Acquadro es uno de los representantes más influyentes del mercado. Ya gana dinero y cuenta con grandes estrellas en su libreta; estando especializado en descubrir nuevos talentos. Su receta es sencilla: “Si eres bueno y honesto, los corredores hablan contigo”, reconoce. Actualmente, con el mercado ciclista abierto, Giuseppe Acquadro está negociando dos de los grandes traspasos de este verano, en plena Vuelta Ciclista a España. El ecuatoriano Richard Carapaz dejará Movistar y firmará por Ineos. El contrato ascenderá a 1,5 millones de euros (diez veces más que su actual salario). La otra negociación estelar es el adiós de Nairo Quintana al Movistar y su firma, salvo sorpresa, por el francés Arkéa-Samsic.

Al contrario del fútbol, el ciclismo se mueve en otros ideales. Emmanuel Hubert, gerente de Arkéa-Samsic y que nunca antes había trabajado con Giuseppe Acquadro, asegura lo siguiente del agente italiano: «He descubierto un verdadero conocedor del ciclismo, tiene talento; se comporta como un proveedor de soluciones, no como un vendedor de productos”. Bien lo conocen en Movistar, puesto que Giuseppe Acquadro ha sido el agente estrella del conjunto de Telefónica durante temporadas (aparte de Carapaz, hay otros nombres como Arcas, Amador, Carretero, Pedrero, Castrillo y la reciente firma de Elosegi, todos ellos provenientes del Lizarte) . Las relaciones, ahora, tras los casos de Carapaz y Quintana, no atraviesa los mejores momentos. Lo mismo le sucedió con el prometedor Riccardo Ricco. El ciclista italiano es de los pocos lunares en su trayectoria como agente.

Aparte de los mencionados (Bernal, Carapaz y Quintana), en la nómina de ciclistas representados por Giuseppe Acquadro figuran, o han figurado, nombres tan ilustres como Rigoberto Urán; Iván Sosa; Michal Kwiatkowski; Golas; Intxausti; Diego Rosa; Henao; Kiryienka; Mikel Nieve; Siutsou; David López; Zandio; Esteban Chaves; Gaviria; Contreras; Igor Antón; Victor de la Parte; Kruiopis; Konovalovas; Manfredi; Koldo Fernández de Larrea; Appollonio, Rujano; Andrey Amador; Carlos Betancur; Ion y Gorka Izaguirre; Omar Fraile; o Dayer Quintana, entre otros muchos. Ninguno, claro está, como Egan Bernal, un ciclista considerado a marcar época. Como este agente de ciclistas, cuyo salario depende no sólo de los contratos que firma, sino de aquellos critériums, a los que acuden sus representados y cuya participación con una suculenta fuente de ingresos, y de los ingresos provenientes de la publicidad.