Museo del baloncesto en la Quinta Avenida de Nueva York: tienda oficial NBA Store

Compartiendo avenida con tiendas de lujo de ropa, la tienda de la NBA tiene a la venta recuerdos de todos los gustos y colores, al tiempo que ofrece una exposición de objetos de grandes jugadores del baloncesto.
Camiseta firmada por Michael Jordan
Camiseta firmada por Michael Jordan

Nueva York ofrece un sinfín de atractivos turísticos. Desde visitas históricas a innovadoras y sin olvidarse de los edificios con impresionantes vistas a la ciudad, imágenes que se guardan de manera automática en la memoria visual. La capital de los cinco continentes también ofrece un recorrido turístico con aroma deportivo. Desde ver un encuentro de baloncesto de la NBA a acudir a un interminable partido de béisbol. Desde visitar el Madison Square Garden a adquirir un recuerdo en la NBA de la Quinta Avenida. En esta tienda, curiosamente, se esconde, o no, una especie de museo del baloncesto.

A lo largo de sus tres plantas y sus más de 2.300 metros cuadrados, cualquier aficionado del baloncesto de la NBA puede comprar un recuerdo de su visita a Nueva York. Hay recuerdos para hombres, mujeres y niños. Hay de todo. Desglosemos: camisetas, bufandas, llaveros, chándales, zapatillas, balones oficinales, muñecos réplicas de los jugadores, tazas, gorras, peluches… cualquier objeto que uno pueda imaginarse. Es una demostración de la fuerza mundial de la marca NBA. Y de la incipiente WNBA en este sentido, cuyo apartado es más reducido.

NBA Store, historia del baloncesto

Pero esta NBA Store, este templo del baloncesto, ubicado en la Quinta Avenida de Nueva York, compartiendo espacio con el resto de las tiendas de ropa de lujo, esconde una grata sorpresa: un rincón de historia con auténticas reliquias de la NBA. Enumeremos algunas como son las camisetas de jugadores emblemáticos: Michael Jordan (de actualidad con The Last Dance), Lebron James, Curry, Erving, Abdul-Jabbar, entre otros muchos; balones con el sello de Magic Johnson y Larry Bird; o anillos de campeón con el aroma de Wade; imágenes dedicadas de un sinfín de jugadores que hicieron historia en la NBA hasta 1996; sillas que alguna vez sirvieron de banquillo en las pistas de baloncesto; o un trozo del antiguo parqué del mítico Madison Square Garden. Y también una amplia estantería de aquellas zapatillas que usaron los jugadores estrella. O el poder comparar tu mano con la mano de las estrellas de siempre. Y libro, un montón de libros y camisetas históricas. Y de aquellos que quieren marcar una época, como Doncic y Antetokounmpo.