El Real Madrid confía en su cantera y el Barcelona olvida a sus canteranos

Con Pablo Laso han debutado 12 jugadores y en ese tiempo sólo 5 jugadores en el conjunto azulgrana, cuya máxima figura, Mirotic, es un canterano blanco.

Precoz e histórico. A sus 17 años, Usman Garuba ha escrito un capítulo con historia en el Real Madrid y en la Liga Endesa. En apenas tres jornadas de este curso, el joven canterano se ha convertido en el jugador más joven de la historia del club blanco en aparecer en el quinteto titular (17 años, seis meses y 19 días, superando la marca de Doncic) y poco después en el más joven de la historia del campeonato en firmar un doble-doble (13 puntos y 10 rebotes), mejorando las marcas de Doncic y Ricky Rubio. Dos datos que certifican un magnífico futuro. Dos datos que revelan que el Real Madrid mantiene su confianza en su cantera; al contrario, a lo que sucede en el Barcelona.

“Nuestra cantera funciona muy bien. Usman ya lleva dos años haciendo la pretemporada con nosotros, y comenzar a jugar minutos es un premio para él. Nos puede dar mucho en el futuro. Tiene una proyección esperanzadora y mucho instinto de juego y de rebote”, analizó, en octubre del año pasado, Pablo Laso. “Valoramos todo lo que nos da y aspiramos a que siga creciendo. Siempre nos da intensidad y hoy ha brillado en los números además”, se reafirmó el entrenador del Real Madrid después del encuentro ante UCAM Murcia. El tiempo confirmará la evolución de Usman Garuba, la última perla de la factoría blanca. Porque el Real Madrid, desde la llegada de Pablo Laso no sólo gana títulos, sino que suma jóvenes jugadores a su proyecto. Desde 2011, Laso ha hecho debuta a 12 jugadores: Dani Díez, Alberto Martín, Willy Hernangómez, Santi Yusta, Jonathan Barreiro, Doncic, Dani de la Rúa, Dino Radoncic, Samba Thiago, Melwin Pantzar y Mario Nakic.

Estos ascensos deportivos encuentran su razón de ser en el cambio de política de cantera que realizó el Real Madrid en la temporada de 2009. El club blanco situó a Alberto Angulo al frente de la cantera, siendo ayudado por Paco Redondo (a partir de 2013), aportando su experiencia alcanzada en el Joventut, entidad predominante de trabajo en cantera, como sucedía con Estudiantes en antaño. El trabajo está dando sus frutos con jugadores que incluso han traspasado fronteras yendo a jugar en la NBA, caso de Doncic y Hernangómez. Y, por supuesto, campeonato nacionales e internacionales en diferentes categorías (infantil, cadete y júnior). Unos logros que continuarán y que, por el momento, tienen en Garuba a su último exponente. “Es capaz de hacer muchas cosas: rebotear, salir botando, continuar situaciones de pick and roll, hacer tiros abiertos, transmite mucha energía… Todo sabiendo, además, que es debutante…”, valoró recientemente Laso.

Mirotic, canterano del Real Madrid

Curiosamente, en el Barcelona, al contrario de lo que sucede en el Real Madrid, la cantera apenas disfruta de un mínimo de confianza. En los proyectos de la primera plantilla no hay cabida alguna para los nuevos valores; sólo para aquellos jugadores con un nombre ya asentado en el baloncesto, ascendiendo, en el actual proyecto, a los 40 millones de euros de presupuesto. Más curioso es su contratación franquicia de este verano: Nikola Mirotic surgió de la cantera del Real Madrid. En cuanto a la cantera blaugrana, ésta languidece en cada período estival, como demuestra la cesión de Aleix Font al Brose Bamberg o que desde 2011, coincidiendo con el periplo de Laso al frente del Real Madrid, sólo 5 canteranos (Kurucs; Hezonja; Josep Pérez; Peno y Marc García) han debutado de manera testimonial con el Barcelona.

De todos estos jugadores, los casos más sorprendentes son Kurucs y Hezonja, con recorrido en la NBA e incluso mostrando números aceptables. Lejos quedan aquellos tiempos de un Barcelona con algún canterano como referente, ya fueran Epi, Solozábal, Pau Gasol, Roberto Dueñas o Navarro, el último estandarte de la cantera y actual secretario técnico del baloncesto formativo del Barcelona. Complicado panorama de cantera, máxime cuando se han firmado 57 jugadores foráneos (33 sólo el Real Madrid en este mismo ciclo) y cuando Pesic reafirma su despreocupación por la cantera a cambio de abrazarse rápidamente a algún título. La necesidad imperiosa de ganar del Barcelona predomina sobre cualquier proyecto deportivo de cantera.